Anuncios

el pandemonium

Archive for the ‘cine’ Category

Mejores que el original

with 6 comments

 

Carteles cinematográficos alternativos (al original) diseñados por Fro, un artista de Los Angeles.

 

 

Anuncios

Written by cristian campos

27 octubre, 2011 at 7:00

Neones de cine

leave a comment »

 

Deliciosos neones de cine diseñados por Mr. Whaite.

 

 

Written by cristian campos

20 octubre, 2011 at 7:00

Publicado en arte, cine

Tagged with

Tesoros ocultos de la cultura pop

with one comment

 

La revista Wired ha publicado un interesante reportaje sobre los grandes tesoros ocultos de la cultura pop: las imágenes de Eric Stoltz como Marty McFly en Regreso al futuro antes de que lo despidieran y lo sustituyeran por Michael J. Fox; los 20 minutos de 2001: Una odisea del espacio que Kubrick eliminó tras el primer pase del film; el primer pressing de Thriller (que, por lo visto, sonaba tan mal que hizo que Michael Jackson saliera del estudio llorando)…

Ojo, que el que avisa no es traidor sino avisador: el artículo sólo lista algunos de esos tesoros ocultos, no los incluye.

Para leer el artículo de Wired, clica en la imagen:

 

Written by cristian campos

4 octubre, 2011 at 7:00

Publicado en cine, música

Tagged with

Zombin Laden

with 10 comments

 

Anoten este nombre: Clément Deneux. El tal Deneux es el director de Zombin Laden, el psicótico, demente y delirante trailer (falso) de una película de zombis protagonizada por Bin Laden. O por lo que queda de él tras pudrirse durante unos cuantos meses en el fondo del mar, claro.

El trailer, realizado para un concurso de cortometrajes francés, costó 8.000 euros y rebosa talento, humor negro y mala leche a raudales. Empezando por el slogan (“alguien tiene que matarlo… de nuevo“), continuando por el manual de Islamist for Dummies que lee uno de los personajes y acabando por la escena final (misiles contra un Bin Laden zombi que ha aterrorizado la isla francesa de Belle-Île-en-Mer, ¿alguien da más?)

Por no hablar de lo del gato…

 

 

Written by cristian campos

28 septiembre, 2011 at 7:00

Publicado en cine

Tagged with

Improvisaciones

leave a comment »

 

25 escenas y líneas de diálogo improvisadas que acabaron apareciendo en la película tal cual. Se sorprenderán de que algunas no estuvieran en el guión. [El vídeo está en inglés]

 

Written by cristian campos

3 septiembre, 2011 at 7:00

Publicado en cine

Tagged with

Una buena y una mala idea

with 2 comments

 

La buena: Ridley Scott dirigiendo un spin-off de Alien.

La mala: Ridley Scott dirigiendo un spin-off de Blade Runner.

 

Written by cristian campos

27 agosto, 2011 at 7:00

Publicado en cine

Tagged with

La niebla para dummies

with 24 comments

 

Hace unos días volví a ver la película La niebla, de Frank Darabont, estrenada en 2007. Se la recomiendo.

También leí algunas de las críticas que pueden encontrarse de ella por internet.

Son atroces. Casi todas. Y algunas han sido escritas por críticos cinematográficos de prestigio, que manda huevos.

En España el panorama es casi peor. Lo de Filmaffinity es especialmente demencial. Por cada uno que acierta en la interpretación de la película hay 50 que escriben porque teclear es gratis.

Que si una alegoría de los EE UU post-11S, que si una metáfora de los ocho años de gobierno de George Bush, que si el monstruo somos nosotros, que si bla, blu, bla…

¿Pero hemos visto la misma película? ¿En qué momento el ser humano ha perdido la capacidad de leer? Esa película es una alegoría de los años de Bush como podría serlo de la batalla de Lepanto, de los ritos de apareamiento del escarabajo pelotero o de cualquier memez que se nos pase por la cabeza.

No me cabe la menor duda de que, de todas las ramas del arte, la del cine es la que muestra una mayor distancia entre la profundidad de los planteamientos de sus obras y la inteligencia media de su público habitual.

Pero volviendo a La niebla.

He llegado a leer que la película alude metafóricamente al terrorismo islamista porque uno de los temas de la banda sonora (The Host of Seraphim de Dead Can Dance) suena a música árabe. Pa’cagarse con el nivel, Maribel. En realidad, el tema de Dead Can Dance, que puede oírse durante los cinco minutos finales de La niebla, no es más que un réquiem por la raza humana. Como por otra parte se ha encargado de repetir el mismo Darabont por activa y por pasiva. ¡Pero si Lisa Gerrard, la cantante de Dead Can Dance, es una cristiana renacida que canta en supuestos idiomas místicos desconocidos (eso que las sectas fundamentalistas cristianas llaman don de lenguas y que más científicamente se conoce como glosolalia)!

Si eso no da una pista de por dónde van los tiros de la película…

En resumen: La niebla no es nada de lo que puedan leer por ahí.

La niebla es una película sobre la fe. O si prefieren la interpretación materialista, sobre la esperanza. Olvídense de las puertas a dimensiones paralelas, de la estética de serie B, de si la peli iba a ser en blanco y negro y acabó siendo en color, de la amenaza interior (la fanática religiosa) contra la amenaza exterior (los monstruos), de las diferentes respuestas humanas ante una situación de tensión extrema…

La fe.

Y la niebla es una metáfora obvia de… la falta de fe. Ambas ciegan los ojos de los hombres.

Cristianismo en estado puro.

Pero vaya, que no hace falta ser un lince para pillarlo. Y ojo con lo que viene ahora, que es un spoiler de la película como una catedral.

Por cierto: a partir de ahora, donde leen fe lean esperanza si lo prefieren. Esa dualidad es parte del mensaje de la película: no importa si crees o no crees porque creencia y escepticismo son dos caras de la misma moneda. Lo importante es tener fe (si crees) o esperanza (si no).

*SPOILERACO*

Durante toda la película vemos a diferentes personajes enfrentados a una situación límite que les obliga a poner a prueba su fe.

1) Una mujer, refugiada en un supermercado junto al resto de personajes, decide enfrentarse al horror y adentrarse en la niebla para buscar a su hijo. Y ello a pesar de que nadie se ofrece voluntario para acompañarla y de que todo parece indicar que le espera una muerte segura. No conoceremos su destino hasta el final de la película. Fe a tope.

2) Un abogado (símbolo del racionalismo extremo) sale del supermercado en la creencia de que no hay absolutamente nada que temer y de que el misterioso fenómeno tiene una explicación racional. El espectador se queda sin saber qué ha sido de él tras adentrarse en la niebla. Darabont no se pronuncia al respecto. Fe no aplicable: la prepotencia de la razón científica frente a lo desconocido. 

3) Unos soldados atrapados en el mismo supermercado y que son perfectamente conscientes de lo que está ocurriendo en el exterior (porque han accedido al conocimiento prohibido) deciden suicidarse. El conocimiento absoluto conlleva la perdida absoluta de la fe. 

4) Una cristiana enloquecida logra crear poco a poco un culto de fanáticos en el supermercado. Acaba pidiendo sacrificios humanos para aplacar la ira de un supuesto dios vengador. Distorsión enfermiza de la verdadera fe.

5) Al final de la película, el protagonista logra escapar del supermercado junto a su hijo y tres adultos más. Los cinco suben a un coche y pactan conducir carretera adelante hasta que se les acabe la gasolina, con la esperanza de salir de la niebla. Durante su periplo, ven a un monstruo de dimensiones lovecraftianas que parece confirmar lo peor. El fin del mundo ha llegado y la raza humana va a ser exterminada.

 

 

Cuando el vehículo se para finalmente en medio de la nada, tras agotar todo su combustible y sin que la niebla haya desaparecido, el protagonista utiliza las cuatro balas que le quedan en su pistola para disparar a sus acompañantes, incluido su propio hijo, con la intención de evitarles una muerte horrenda a manos de los monstruos. Segundos después de hacerlo, y cuando espera enloquecido de dolor y de culpa a que alguna de las bestias acabe con su vida, aparece el Séptimo de Caballería mientras la niebla se disipa poco a poco. Castigado por su falta de fe.

 

 

A bordo del camión que pasa por delante del protagonista puede verse a la mujer que al principio de la película se ha adentrado en la niebla para buscar a su hijo. Ella encarna la verdadera fe, y por ello es la única que es perdonada por dios. O por el destino, si lo prefieren.

Observen también esa mirada al cielo del protagonista antes de caer de rodillas al suelo: un “me cago en tu puta madre sea lo que sea que haya ahí arriba” bien explícito. Fíjense también en el plano final: la cámara se eleva desde el nivel del suelo, donde se encuentra el protagonista arrodillado, hasta las alturas. Es el punto de vista del demiurgo. El personaje ha sido juzgado y castigado por un ser superior, que tras realizar su tarea vuelve a su perspectiva panóptica habitual, por encima del ser humano.

De hecho, ese monstruo gigantesco del primer vídeo, de deambular extrañamente sereno; ese monstruo que mira a los protagonistas y los ignora cuando podría aplastarlos sin despeinarse; que poco antes de que todo vuelva a la normalidad camina bañado débilmente por los únicos rayos de sol que vemos a lo largo de casi dos horas de metraje… ese monstruo es dios, pero también la bestia del apocalipsis. Una divinidad brutal, salvaje, insondable e ininteligible. El portal al que hacen referencia los soldados no comunica nuestra dimensión con otra paralela, sino nuestra realidad con un reino divino pero amoral, primigenio e indistinguible de nuestra idea del infierno. El Creador, en definitiva, no es el imaginado por las religiones humanas, sino un absurdo, caótico e incomprensible ser similar al océano caprichoso y casi naif en su brutalidad de Solaris, la fascinante novela de Stanislav Lem que también habla de un dios ilógico. El paraíso y el infierno, ángeles y demonios, Dios y Satán, no son elementos opuestos: son lo mismo.

Si lo quieren más mascadito: lo que se narra en La niebla es el Día del Juicio Final, ese en el que todos los hombres son puestos a prueba. Es decir, juzgados.

Lo dicho: una película sobre la fe, filosóficamente cristiana hasta las cachas, disfrazada de serie B con monstruos.

Con un negrísimo sentido del humor (las religiones nos dicen que los humanos somos insectos al lado de dios, pero dios no es más que un insecto colosal).

Oscurísima, dura y profunda. Si dios es ininteligible, ¿cómo reconocerlo? Si dios es incomprensible, ¿en qué consiste la fe? ¿Fe en qué? ¿Y si dios y el diablo son uno?

Cine grande del de verdad.

Y con moraleja, como todo buen cine fantástico.

 

Written by cristian campos

25 agosto, 2011 at 7:01

Publicado en cine

Tagged with

A %d blogueros les gusta esto: