Anuncios

el pandemonium

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Ana Nuño

leave a comment »

 

Ana Nuño es escritora atea, indiferente al dogma de la Santísima Trinidad (Internet, el Blog y el Twitter Santo).

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

¿Dónde?

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

El Estado providente.

3. ¿Y la más infravalorada?

Que para ser sujeto de derechos, también hay que serlo de deberes.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

Como quieran los nietos de la madre que los parió.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Casi todos los que he leído. El primero fue Le Temple du Soleil: con este Tintín aprendí a caminar en francés. Y aprender otra lengua es el más efectivo cambio de forma de pensar que conozco. Subrayo: efectivo.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

No sé el de otros, pero el mío sin duda cambiaría (ostras, nen: cuánto “cambio” en tus preguntas… háztelo mirar) si adoptara la receta de la baronesa Blixen: ostras (ejem) y champán. Y en los meses sin erre, espárragos en lugar de las señaladas. O higos frescos. Eso sí: siempre champán. Francés, oi? Nada de cava y otros sucedáneos tercermundistas.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

En ninguno que justifique el eugenismo. Porque el camino que conduce a la ilusión de la perfección siempre está empedrado de muerte.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

Me aburren los futuribles políticos. Basta ver que la democracia y el libre mercado siguen siendo hoy la excepción.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

Por supuesto. Y no sólo ahora, como van pregonando los autodidactas españoles que acaban de descubrir la fórmula del café con leche leyendo a Pinker & demás divulgadores… sino desde que Frege, Russell, el Círculo de Viena y el adorable Wittgenstein liberaron a la filosofía del fardo de la charlatanería y los falsos problemas (el Ser y el No-Ser, el en-sí y el para-sí, etc.), permitiéndole descubrir su más limpia vocación: obligar (a los científicos, sobre todo) a formular correctamente los verdaderos problemas.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

Ahorita mismo, como dicen los venezolanos, a Hugo Rafael Chávez Frías.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

La humanidad.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

En todos los que era inevitable que lo hiciera.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

Me limito a constatar que en cualquiera de los que importan a la mayoría de los hombres: poder, dinero y fama.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

La maldad, cuando es posible responder afirmativamente la pregunta: ¿viviríamos mejor con otra?

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Como uno de esos libros que cambió mi forma de pensar es On Liberty, no puedo considerar estos dos conceptos sub specie aeternitatis.

Libertad, para John Stuart Mill, es individualidad; igualdad, sinónimo de autoridad de la sociedad. Y si le hacemos caso, la autoridad de la sociedad viola la libertad cada vez que desconoce la primacía –real– de los individuos. Uno a uno.

Pero Mill también añade esto, que suelen olvidar los ultraliberales que se reclaman de sus ideas y que yo suscribo: que de la correcta observancia de la una se desprende el justo accionar de la otra.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Su pregunta es el típico falso problema: no puedo escoger una opción que incluya A, cuando A no tiene sentido (que es, esto aparte, la aporía de la fe.)

17. ¿Cuál es su placer culpable?

El que Walter Raleigh trajo de América a Europa. Y no, no son las patatas.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

A los 20 años aprendía, viajaba, follaba mucho y comía divinamente en los tres estrellas de Francia. Ahora sigo aprendiendo y viajando, follo menos y como divinamente: porque entretanto, he aprendido a cocinar.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

No. Porque en un mundo sin A, somos lo que hemos aceptado ser y hacer. Y si resulta que soy bombero, he aceptado apagar incendios.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

A ninguna. Hélas.

 

Anuncios

Written by cristian campos

21 noviembre, 2011 a 7:00

Publicado en cuestionario

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: