Anuncios

el pandemonium

Los vikingos de la City

with 10 comments

 

Escribí este texto ayer a las 12:30h, pensando en lo que ocurrirá esta noche:

 

La derecha ha ganado las elecciones. Lo ha hecho, además, arrasando y dejando en una posición terriblemente precaria, cercana a la irrelevancia, al único partido de izquierdas con posibilidades reales de gobernar en el estado español. Al único partido que quedaba en Europa capaz de aplicar medidas y de promulgar leyes que negaran el nuevo dogma de los mercados, ese que dice que determinadas agencias de inversión y determinados bancos son demasiado grandes para dejarlos caer. Al único partido con la fuerza suficiente como para frenar, que no “acabar con”, la rapiña de unos cuantos. Con todos sus aciertos y todos sus errores, que no han sido pocos.

Dejen que les explique una historia con algunas semejanzas y también con algunas diferencias respecto al presente. En 793 d.C, los vikingos arrasaron y desvalijaron el monasterio de Lindisfarne, en el norte de Gran Bretaña. El lugar quedó asolado por el vandalismo. Sin embargo, a pesar de la barbarie y la destrucción, en todo momento los monjes del monasterio pudieron ver las caras de los hombres que estaban saqueando las pocas riquezas y los pocos víveres almacenados en las dependencias de la congregación. Hoy en día, los ciudadanos europeos ni siquiera disfrutamos de ese pequeño privilegio. Un especulador de la City londinense puede acabar con los ahorros de toda una vida de un español, un portugués o un griego en una sola mañana y sin necesidad de moverse de delante de su ordenador. Creo que no me equivoco si digo que podríamos haber evitado una buena parte de los efectos dañinos de esta crisis si hubiéramos obligado a los mercados, un ente que se quiere abstracto pero que está formado a fin de cuentas por seres humanos de carne y hueso, a mirar a la cara de sus víctimas.

Así que seamos sinceros: los ciudadanos y las ciudadanas que, legítimamente indignados e indignadas, han votado por los partidos minoritarios de izquierdas, se han abstenido o han votado en blanco, le han dado una patada a la barbarie neoliberal en el culo de la izquierda. Nos saldrá caro su brindis al sol. A todos nosotros. A todos los españoles, a todos los vascos, a todos los gallegos y a todos los catalanes. ¿Qué nos queda ahora más que resignarnos durante los próximos cuatro años a los recortes de derechos y libertades que sin duda alguna aplicará una de las derechas más primitivas y desacomplejadas del continente europeo?

En el resto de Europa, el panorama es igualmente desolador. La derecha gobierna en las tres principales potencias del continente: Francia, Gran Bretaña y Alemania. En Italia y Grecia los mercados, los tiburones de la especulación y las agencias de rating han conseguido derrocar a dos gobernantes votados democráticamente. Porque nos guste o no, al menos Berlusconi había sido elegido en las urnas. Un privilegio, ese de poder escoger a tus gobernantes en las urnas, que le ha sido arrebatado a los ciudadanos griegos a italianos. En otras circunstancias, en otro momento histórico, a esto se le habría llamado golpe de estado. Golpe de estado que ha colocado al timón de las naves griegas e italianas a los tecnócratas conservadores Mario Monti y Lukás Papadimos. El primero ha sido director europeo de la Comisión Trilateral, un lobby ultraliberal fundado en 1973 por Rockefeller. También ha pertenecido a la directiva del Club Bilderberg y ha trabajado como asesor de The Coca-Cola Company y de Goldman Sachs. Hay currículums que se comentan solos, ¿cierto? El segundo “únicamente” ha sido vicepresidente del Banco Central Europeo. Observen las comillas de “únicamente”: son totalmente irónicas. ¿Para qué continuar? Ya conocen los aires que corren por la vieja Europa. Han leído las noticias, han comprobado cómo las políticas progresistas, que no provocaron esta crisis, que intentaron amortiguar sus efectos, que intentaron buscar soluciones allí donde no las había, han sido las principales damnificadas por esta catástrofe. El tsunami se ha llevado por delante la frágil barca pesquera del progresismo y ha dejado intacto el portaaviones del capitalismo. Una vez el estado del bienestar se derrumbe en Europa, ¿quién será su defensor en el concierto de las naciones? ¿Los EE UU? ¿China? ¿La India? ¿Japón? ¿Rusia?

Sólo en Islandia los ciudadanos han logrado conservar algo de la dignidad que al resto de los ciudadanos europeos nos ha sido arrebatada. Los islandeses tardarán años en salir del pozo al que los condenó la codicia de unos pocos, pero saldrán de él con la cabeza alta y con una sociedad más justa e igualitaria. Aquellos que provocaron su terrible situación actual acabarán en la cárcel. La justicia, en Islandia, no será únicamente un concepto abstracto aplicable a pequeños delincuentes y a ciudadanos desesperados por el hambre y la injusticia: la justicia será real, efectiva y eficiente. ¡Qué imagen más extraña, por inusual, la de unos cuantos banqueros asomando la cara entre los barrotes de la prisión sin sus caros trajes de Armani y sus ostentosos relojes de pulsera! Guardemos esa foto como oro en paño porque será una de las pocas satisfacciones de las que disfrutaremos durante los próximos cuatro años.

 

No me digan que no me sale bien la imitación del típico demagogo de izquierdas, ¿eh? ¡Ni Carlos Latre lo hace mejor!

¡A ver si se van a confundir y me van a nombrar portavoz del 15M o Secretario General del PSOE!

 

Anuncios

Written by cristian campos

20 noviembre, 2011 a 7:01

Publicado en política

Tagged with

10 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Inmenso Cristian. Creo que Público te llamará en breve, necesitan gente que analice la realidad y la transmita con tu claridad.

    Por cierto, esto: “le han dado una patada a la barbarie neoliberal en el culo de la izquierda”. O no lo entiendo o sobra de la izquierda.

    Aquí te dejo unos datos que apoyan tu artículo: http://manuelalvarezlopez.blogspot.com/2011/11/la-foto-del-desastre-paro-deuda-y.html

    Mándalo como cartas al director y te lo publican seguro.

    Manuel Álvarez

    20 noviembre, 2011 at 10:06

  2. Genial! Yo lo único que no entiendo de todo esto es por qué se llama o asocia progreso, progresista, a la izquierda (los que se llaman de izquierdas, que tampoco sé muy bien qué es) y conservador a los que se llaman de derechas (que tampoco sé muy bien qué es). La historia dice que los grandes avances en libertad, ciencia, posibilidades de las personas, etc. se han dado muchas más veces con gobiernos de derechas o de centro. Y también puede comprobarse que las grandes penurias, hambre, y líos al final, han tenido lugar con gente de izquierdas en sus gobiernos. No lo entiendo.

    ceratonia

    20 noviembre, 2011 at 10:11

  3. Ah, cómo les ha pillado la medida. Sé por experiencia que ese discurso es irrefutable, a la hora de argumentar es imposible desactivar el relato del puñado de malvados que parapetados tras sus ordenadores destruyen el mundo. Le regalo una impagable entrevista en “Público”. No le revelaré nada nuevo si le digo que ha sido jaleadísima en internet. http://www.publico.es/culturas/407728/ni-siquiera-el-fascismo-logro-lo-que-ha-conseguido-el-capitalismo

    Gabriel Syme

    20 noviembre, 2011 at 10:38

  4. Explicación que desactiva ipsofacto discursos de ese tipo: los “marditos mercados”… SOMOS NOSOTROS. Desde hace varios meses las subastas de deuda pública española estan siendo adquiridas de forma masiva por la famosa “hucha” de las pensiones, aquella que instauró el maligno Aznar en su primera legislatura, y desde hace un mes por el Fondo de Garantia de Depositos. Es decir, la mano derecha le está prestando dinero a la mano izquierda.

    Osea, como España se declare en bancarrota, los primeros afectados no van a ser los banqueros de Londres o de Frankfurt, sino los pensionistas españoles de a pie, esos a los que se les ha inculcado desde hace décadas la idea de que sus pensiones “peligrarian si llega la derecha al gobierno”, y lo que es peor, TAMBIEN los ahorros guardados en “la cartilla”.

    Brandelmosca

    20 noviembre, 2011 at 12:17

  5. Estupendo texto. Sólo faltaría hacer un resumen/explicación de como se crea un texto de izquierdas publicable en Público, valga la redundancia. Que, por cierto, escribe usted mejor que algunos de sus mejores titiriteros.

    Víctor Marín

    20 noviembre, 2011 at 12:54

  6. Lo increíble es que si leyera en ciertos periódicos… subiría el nivel intelectual de los mismos 😀

    Soberbia parodia sobre todo porque creíble.

    Héctor M

    20 noviembre, 2011 at 13:49

  7. ¿Por qué no borras las comillas y las explicaciones y lo envías a Menéame? Seguro que llega a la portada.

    whitard

    20 noviembre, 2011 at 23:29

  8. La broma habría sido perfecta si hubiera publicado el texto sin más, prescindiendo del guiño final.

    De haber sido así, habría podido recibir un mensaje de felicitación del mismísimo Ignacio Ramonet.

    El gato de Schrödinger

    21 noviembre, 2011 at 13:18

  9. Kompañeros, stáis ekibokaos. Er testo e autentiko. Lo ke s d broma e el rsto der Brog. ¡Zal del armario, Kristian! ¡Muerte a los merkaos! Ke e leio a Choski i pienza lo mismo. ¡BiBa Andaluzia Libre!

    Nota: Homenaje al comentarista medio de izquierda (poco sutil, lo reconozco).

    Grkk

    21 noviembre, 2011 at 19:33

  10. Para que veas que están por todas partes: Not-from-the-Onion Quotation of the Day… Donald Boudreaux
    http://manuelalvarezlopez.blogspot.com/2011/11/not-from-onion-quotation-of-day-donald.html

    Manuel Álvarez

    21 noviembre, 2011 at 23:09


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: