el pandemonium

Las estampitas marianas del Pandemonium 3

with 8 comments

 

 

Anuncios

Written by cristian campos

26 octubre, 2011 a 7:00

Publicado en estampitas

Tagged with

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Con lo de las estampitas usted se descubre como un moderno a muerte: tías, calaveras y cosas varias “guapas”. Al ojearlas he recordado ciertas sensaciones expuestas en el primer párrafo de este artículo:

    http://www.elpais.com/articulo/portada/idiotez/saber/elpepusoceps/20090208elpepspor_12/Tes

    Un abrazo

    SolyMoscas

    28 octubre, 2011 at 13:17

    • Pues estoy de acuerdo con Javier Marías… a medias. Es más: antes de dar con el título de “las estampitas marianas”, la sección se llamaba “recopilación de imágenes sin sentido ni objetivo conocido alguno”. Si me preguntaran que por qué he escogido estas imágenes y no otras yo también diría “no lo sé”. Bueno, miento: sabría decir el por qué después de un proceso de racionalización que tampoco viene a cuento.

      Y no viene a cuento porque esto de las estampitas es lo que es. Idiota, lo que se dice idiota, no es el que hace una idiotez (los cuatro artistas de los que habla Marías) sino el que se queda plantado mirando la idiotez y analizándola como si estuviera ante la fórmula secreta del origen del universo.

      Vamos, que no deja de ser usted un sibarita por ver una peli de hostias: deja de serlo si la confunde con una de Bergman y la analiza como tal. España está llena de gilipollas que analizan a Van Damme como si fuera Kant. En este sentido, idiota es el que cree que el arte contemporáneo pretende ser arte y no lo que es en realidad: una hamburguesa visualmente llamativa. Sin más.

      (Dicho lo cualo, no me diga que la foto de Sasha Grey no tiene coña).

      cristian campos

      28 octubre, 2011 at 13:48

  2. Bueno, la de Liv, es mejor esta…….

    Anónimo

    29 octubre, 2011 at 5:12

  3. Quédese usted tranquilo, no analizo nada. Simplemente me ha sorprendido, esperaba imágenes entre Albertus Pictor y Suehiro Maruo y me encuentro algo entre Hirst (poco inspirado), Terry Richardson (light) y la Vice mag (no comment).

    (A Sasha no la conocía, me quedé en Max Hardcore, después nada volvió a tener gracia. Menos mal que no los presentaron, por Sasha lo digo.)

    Solymoscas

    29 octubre, 2011 at 12:32

    • Le ha faltado decir que las fotos están torcidas, ¿eh?

      cristian campos

      29 octubre, 2011 at 15:54

  4. Sr. Campos, usted sabe que le quiero, pero uno, de profesión abogado del diablo, al que quiere lo acosa para hacerme pensar (my way). Añadir que son fotos que por lo menos son nuevas para mí y que también las expectativas eran muy altas. Espero no pasarme de cojonero mosca.

    Solymoscas

    2 noviembre, 2011 at 16:01

  5. Pero hombre, ¿no se estará excusando? ¡A este blog se viene a meterle caña al anfitrión! Este es un espacio de libertad, que dirían los cursis, así que siéntase libre para decir lo que le salga de los higadillos. Y más si es tan certero como lo que dice en sus comentarios anteriores.

    Le voy a confesar algo: yo trabajé durante cinco años como redactor jefe de una revista de tendencias. De una que era competencia directa de la Vice, para más añadidura. Ha acertado de pleno, ¿eh? Al menos puedo decir que era una de las tres revistas de tendencias con cara y ojos que había en España (el resto eran fanzines). Así que la crítica que me hace no va tan desencaminada: cinco años en una revista de tendencias, editando reportajes de moda, entrevistas con el grupo de moda y moderneces varias hacen mella en el más pintado. He de confesar que visto de cerca, el mundillo este de la modernez tampoco es tan atroz. A las únicas a las que hubiera atizado un guantazo con gusto fueron las Chicks on Speed. Qué tipas más insufribles, por dios. Teniendo en cuenta que he entrevistado a más de 200 grupos, el porcentaje no está nada mal. Hasta los de Primal Scream eran majetes, y mira que tenían razones para comportarse como unos gilipollas. En cuanto al mundo de la moda, es lo que es y no hay más: no me llevé decepciones porque no esperaba nada de él.

    Tenga en cuenta que he sido el único heterosexual del mundo mundial que ha trabajado en una revista de tendencias. Lo mío es heroico. Me sentía como Kunta Kinte en una convención de las juventudes hitlerianas.

    En cualquier caso, yo soy mucho más light de lo que parece el personaje que me he hecho en este blog: el gore me da repelús, y si es japonés aún más porque esa gente es retorcidamente chunga. Cerebros podridos, capaces de lo más sublime y de lo más repugnante. A Albertus Pictor no lo conocía.

    Un abrazo, amigo.

    cristian campos

    2 noviembre, 2011 at 16:35

  6. Pues sí que tengo ojo Sr. Campos, rival de la Vice, ni más ni menos que cinco años. Puro Mordor. De todos modos, si llego a decir que sus estampitas eran kawaii, entonces sí, usted estaría definitivamente perdido (para mi causa por lo menos). Como se puede observar en mi blog (por ejemplo los dos últimos vídeos que he colgado hoy), yo en cuestiones de carne difiero mucho de usted. Debajo de la Venus de Botticelli veo a la Venus desventrada de La Specola, puedo afirmar que he aprendido mucho más de Vesalio que de Copérnico y cuando era moderno ponía en público Lost Paradise, película de Merzbow sobre el seppukku. Y todo ello me parece la mar de sanguinolento e instructivo.

    (como decía Bernhard en “Una educación”:

    … las primeras impresiones, el camino ya para inscribirme en la escuela primaria, en la primera clase… para mí pasaba junto a un carnicero, y junto a la puerta abierta, hachas, mazos, cuchillos en fila, muy bien ordenados, por un lado sanguinolentos, por otro relucientes y limpios, pistolas de sacrificar… luego el ruido de los caballos que se desploman de pronto, los vientres enormes que se abren, se derrumban, huesos, pus, sangre… luego, desde el carnicero, subir unos escalones hasta el cementerio, capilla ardiente, una tumba… todavía me acuerdo, ya el primer día de clase, el cadáver de un joven pálido en la capilla ardiente, hijo de un fabricante de quesos… y de las palpitaciones en el banco de la escuela… una maestra joven…

    Mi abuela, que me llevaba siempre además -por las mañanas atravesaba yo el cementerio, por la tarde me llevaba ella al deposito de cadáveres-, me levantaba en alto y me decía: “Mira, otra vez una mujer”. Nada más que muertos… Y eso tiene cierta importancia para cualquiera, y de eso se pueden sacar conclusiones sobre todas las cosas.).

    Pd: Lo de Albertus se lo puse por su referencia a Bergman (grande), ya que aparece como personaje en El Séptimo Sello (sin palabras me quedo), y lo veo como figura trascendental en toda una iconografía que podemos decir que llega hasta Burzum y sus portadas (supongo que Dunkelheit le tocará un poco el corazoncito).

    Pd2: Ya sé porque estoy aquí como en casa, metiendo el dedo en el ojo a todo dios todo el rato. Muchas gracias.

    Un saludo

    Solymoscas

    3 noviembre, 2011 at 15:12


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: