Anuncios

el pandemonium

Indignados: una fantasía sexual de viejo verde como otra cualquiera

with 10 comments

 

Andaba buscando las cifras de asistencia a las manifestaciones indignadas del pasado sábado por aquello de darle cuerda a mis tirrias particulares y he acabado concluyendo que el periodismo ha hecho miserable dejación de funciones en todo lo que respecta a este tema. Ni siquiera soy original, Jordi Bernal ya lo dijo antes que yo. Los organizadores de las manifestaciones, especialmente en España, dan cifras que multiplican por diez las proporcionadas por la policía. No por por dos o por tres, que ya sería para mandarlos a chupar candados, sino por diez. Ya puestos, haber multiplicado por 1000. O por 10.000. “Billones de indignados colapsan el planeta Tierra: la Vía Láctea, en jaque“.

 

[Así cuentan los indignados a los manifestantes: con un cebollón psicotrópico del 15]

 

Los medios de prensa, por su lado, esquivan perezosamente su deber de denunciar como mentirosos a los unos o a los otros, a la muchachada o a la policía, y dan cifras diferentes dependiendo de cómo les vaya la fiesta: lo que en un diario son “unos pocos centenares” en otro diario son “decenas de miles“. Normal, por otro lado: para los coordinadores y los entusiastas de un movimiento sin hilo conductor o cimiento intelectual alguno, en realidad un batiburrillo de adolescentes en tetas y jubilados nostálgicos de los bongos que mezcla las viejas reivindicaciones de la momia marxista con lemas sacados de las peores canciones de Bob Dylan, una cifra de asistencia llamativa es la única oportunidad que se les ofrece de reclamar la legitimidad social de la que carecen en origen. Curioso, en cualquier caso, que un movimiento que se pretende racional y autoevidente deba recurrir a la fuerza bruta de los números para hacerse con sus 15 minutos de fama. Ya veremos la noche de las próximas elecciones generales cuál es su verdadera representatividad social. Las encuestas, de momento, dicen que cero patatero: el partido de derechas que representa todo aquello que ellos rechazan arrasa como casi nunca antes se ha visto en democracia.

[Por cierto: ¿Y cómo analizarán los medios cuál ha sido el impacto real de los indignados en las elecciones? ¿Todos los votos de IU se computarán como votos indignados? ¿O se contabilizarán como tales los que pierda el PSOE? ¿O dirán que todos los abstencionistas son indignados? ¿O sumarán todos los anteriores y llegarán a la conclusión de que los indignados son quince o veinte millones de españoles? Prepárense para una tormenta perfecta de mentecateces: no habrá periodista de izquierdas que no patente su propia teoría iluminada al respecto. Lo que importa, en cualquier caso, es que al día siguiente de las elecciones los que harán funcionar los trenes serán los del PP y no los indignados: la vieja realidad, que no deja de joder a diario a los pobres soñadores]

Estas son las cifras proporcionadas por los organizadores de las manifestaciones. En caso de disparidad de cifras, he escogido siempre la mayor, para que no se diga:

Madrid: 500.000

Barcelona: 400.000

Roma: 200.000

Sevilla: 45.000

Valencia: 35.000

Lisboa: 25.000

Berlín: 10.000

Bruselas: 6000

Frankfurt: 5000

Nueva York: 5000

Atenas: 4000

Amsterdam + La Haya + Rotterdam + Utrecht: 2000

Sidney: 2000

Washington: 2000

Santiago de Chile: “Miles”

Londres: Más de 1000

Helsinki: 1000

Melbourne: 750

Wellington + Auckland: 500

Tokyo: 300

París: “Cientos”

Tel Aviv: “Centenares”

Taipei: 100

Rabat: “Unos cuantos”

Dividan las cifras de asistencia españolas por diez, las europeas por cuatro y las del resto del mundo por dos y obtendrán el verdadero impacto del movimiento indignado.

No sé cómo lo verán ustedes, pero a mí me parece obvio que esta cosa de los indignados es un fenómeno estrictamente provincial. Por no decir aldeano. La España Negra de toda la vida, que ni siquiera llamando a las armas a todos los facebookeros del mundo es capaz de marcar tendencia en algo por una puta vez en su vida. Con la excepción de Roma, capital de un país que se dirige hacia el tercermundismo al galope, la asistencia a las manifestaciones en el resto del mundo fue testimonial, cuando no un rotundo fracaso. Los diarios españoles, en definitiva, mienten a sus lectores cuando lo llaman “un movimiento global“. Lo de “Sol ilumina al mundo” de El País, error gramatical aparte (debería ser “Sol ilumina el mundo“), ya no debería ni siquiera considerarse mal periodismo. Es mala literatura, o pésima poesía, o delirio de viejo verde socialista con las hormonas revolucionadas ante la visión de tanta estudiante de primer curso de puericultura junta.

Atentos a esto, que les va encantar.

We are the 99% es una web en la que los indignados estadounidenses dejan por escrito sus quejas contra la democracia, el sistema, el sursuncorda y lo que se les ponga por delante. Es como una especie de mural de las lamentaciones concienciado, para entendernos. Lo de “somos el 99%” es autoexplicativo y hace referencia a esa fantasía en la que estos chavales son sólo la punta del iceberg, la vanguardia revolucionaria de un movimiento global del que forman parte o con el que simpatizan el 99% de los seres humanos. El 1% restante son “los ricos y los políticos“, claro.

 

 

En la práctica, la página es un vulgar club social para quejicas en el que cuatro adolescentes necesitados desesperadamente de atención cuelgan una foto de su jeta mientras sostienen un papelito en el que han escrito, con rotuladores de colores, su vida, sus pesares, sus desganas, sus analfabetismos y sus traumas infantiles. Rollo “trabajo de camarera y me pago con apuros el alquiler de un piso feo porque los bancos me piden un interés que no puedo permitirme por la hipoteca de un piso mono“. ¡Bienvenida a la realidad, Jenny! Sería patético si no fuera tan divertido. Me los imagino haciéndose una y otra vez la foto con el papelito hasta dar con aquella que los muestra con la expresión correcta, esa que dice “soy como vosotros pero bastante más guapa, y esta es la mejor expresión de enfado indignado contenido que soy capaz de fabricar sin que se me desencaje la mandíbula“.

Pero aquí viene lo bueno: We are the 1%. We stand with the 99%. Una página web que surge como respuesta a la anterior. Se trata de una página idéntica en todo a la primera, con la diferencia de que los que aparecen en ella ciscándose en los bancos y en los ricos no son los de la mayoría silenciosa proletaria, sino los hijos de los mismos ricos. Como se lo cuento: niñatos de familia bien diciendo que no se merecen la riqueza de la que disfrutan y pidiendo que les aumenten los impuestos (a sus padres) porque ellos apoyan a los indignados y sus reclamaciones y porque están súper, súper, súper concienciados de la muerte y tal. Hay incluso una chota, una borracha de la silicona, que relata cómo le explica a su hija de cinco años el tema de la justicia social utilizando galletas como unidad de medida: “en el mundo hay 100 cookies, darling, pero una persona tiene 40 y el resto del mundo se ha de repartir las 60 restantes“. Juro por dios que es verídico: adjunto foto para demostrarlo (la segunda). Al parecer, la niña lo entendió “porque en su colegio privado juegan un montón con los ábacos“.

 

 

El resentimiento de clase y el autoodio, apareándose con total normalidad. Esto sólo puede dar como resultado el nacimiento de un nuevo ente, el siguiente paso evolutivo del ser humano, un organismo superior destinado a gobernar con magnanimidad, sabiduría y delicadeza el planeta Tierra…

EL KINDER-GILIPOLLAS TOTAL: rico concienciado por fuera, proletario revolucionario por dentro.

Dos almas en un solo imbécil.

 

[Al acabar de escribir esto veo que los de El País han eliminado el titular de “Sol ilumina al mundo“. Ahora titulan la noticia “Sol ilumina medio mundo“. Vamos bien: ya han renunciado a 3.400.000.000 seres humanos. Sólo les falta renunciar a 3.399.950.000 más y ya estarán a sólo un paso de la realidad]

 

Anuncios

Written by cristian campos

18 octubre, 2011 a 7:01

Publicado en política

Tagged with ,

10 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Kinder-Gilipollas… ¡Genial!

    Solomon

    18 octubre, 2011 at 9:20

    • Yo pensaba que la genialidad del post era lo de “una borracha de la silicona”, pero las cosas nunca salen como te las esperas. Si lo que ha de cuajar es lo del “kinder-gilipollas”, que así sea.

      ¡Los designios del señor son inescrutables!

      cristian campos

      18 octubre, 2011 at 11:50

  2. ¿Rico concienciado por fuera, proletario revolucionario por dentro, un organismo superior destinado a gobernar con magnanimidad, sabiduría y delicadeza el planeta Tierra? Ya lo tenemos: Jaume Roures.

    Mercutio

    18 octubre, 2011 at 10:31

    • Bueno, y el PSOE en pleno. Pero esa es otra historia, don Mercutio.

      Por cierto, tengo a punto de caramelo nueva sección para el blog, a ver si le gusta: Las estampitas marianas del Pandemonium. Mañana, estreno. Una recopilación de imágenes sacadas de aquí y de allí, de blogs de arte, de películas rarunas, de antros internáuticos varios, de mis archivos personales, es decir foticos sin objetivo ni sentido ni ligamen alguno, que colgaré periódicamente (en bloques de 25) para disfrute visual de mis bienamados lectores. Sin texto ni narrativa alguna: a lo bruto. Vamos, lo que toda la vida ha sido un Tumblr de imágenes, pero con las estampitas seleccionadas por un servidor, con el buen gusto que le caracteriza y un poquico de animus iocandi, por aquello de los contrastes surrealistas.

      ¡La modernezzz me posee!

      cristian campos

      18 octubre, 2011 at 12:04

  3. Cambio pack de hojas y rotuladores por fortuna generadora de remordimientos. Razón: “tú serás gilipollas, pero yo no”.

    matin

    18 octubre, 2011 at 12:17

    • Obvio. Yo soy el padre de uno de estos alelaos y lo desheredo. Para que no sufra, pobrecico.

      Además, cualquiera puede hacer una donación al estado por iniciativa propia. Coges tu fortuna y se la das a la administración, que la va a aceptar encantada. ¿Dónde está el problema?

      cristian campos

      18 octubre, 2011 at 12:26

      • Ese espécimen, Sr. Campos, es más viejo que las cucharas de madera. Friedrich Engels, hijo de familia muy acomodada, es un ilustre ejemplo de este “organismo superior”.

        Comprendo que en Oriente no hayan secundado con mucho fervor esta convocatoria (Taipei: 100 manifestantes) . Esta memez es muy occidental.

        El gato de Schrödinger

        18 octubre, 2011 at 16:05

      • Muy fácil: el problema está en que la Administración no va a repartir tu fortuna entre “el Estado” (que se supone que somos todos los ciudadanos), favoreciendo a aquellos con ingresos más bajos, sino entre parlamentarios, ministros, altos cargos y resto de chupatintas que han llegado a sus puestos “de representación democrática” lamiendo culos o por dedocracia, al estilo de los ministros españoles. Los parlamentarios se retiran con la pensión máxima tras siete años de cotización, mientras que el resto de los españoles necesita 35 (+2) para cobrar la que los primeros estimen oportuna. El salario mínimo interprofesional es de 641,40 € en 2011; Leire Pajín cobra 200.000 € al año DE NUESTROS IMPUESTOS, igual que los 23 millones de euros que se levantaron los tres jeques de Novocaixagalicia (que viva la Banca pública). Si todas estas no os parecen razones para protestar es que sois idiotas. O más bien, una panda de esnobs que trata de posicionarse por encima del “populacho indignado” y no dice más que gilipolleces presentándolas como el súmmum de la ironía. Qué penita que dais, por Dios.

        Yomisma

        19 octubre, 2011 at 0:41

      • Es que lo que el 15M está pidiendo es acabar con los privilegios de la Pajín… para quedárselos ellos. Y desde mi punto de vista, y puestos a tener amo, prefiero uno al que pueda votar cada cuatro años que no uno al que no controlo en absoluto.

        Anónimo

        19 octubre, 2011 at 8:00

  4. Lo más gracioso de “Sol ilumina al mundo” y demás pajas mentales de estos indignatas es que todos los que se manifiestan en usa, por poner un solo ejemplo, no tienen ni repajolera idea del 15M, indignados ni hostias, es más son ellos los que iluminan el mundo, solo hay que leer la prensa norteamericana para comprobarlo.
    Y qué me dices del apoyo recibido a OWS tanto por partidos comunistas como por nazis…, si es que dios los cria y ellos se juntan.

    LuisR

    19 octubre, 2011 at 15:37


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: