Anuncios

el pandemonium

Un chiste comunista

with 3 comments

 

1970. Un trabajador de la RDA es destinado a Siberia por el comisario político de su fábrica. Poco antes de subir al tren, y sabedor de que todas sus cartas serán leídas por el censor de su campo de trabajo, le dice a su familia:

Vamos a pactar un código. Si os escribo una carta con tinta azul, es que todo lo que digo en ella es cierto. Si la carta está escrita en tinta roja, es que todo lo que digo en ella es falso“.

Al cabo de un par de meses llega la primera carta procedente de Siberia, escrita en tinta azul:

Querida familia: Siberia es maravillosa. El clima es magnífico y la comida, fantástica. Los cines y los teatros son fabulosos, hay conciertos cada día y disfrutamos de actividades programadas a diario. Los capataces son justos y amigables. Mi habitación es preciosa, con vistas a la soberbia estepa. Los comercios están bien surtidos y los productos que puedes encontrar en ellos son de una exquisita calidad. Tengo todo lo que necesito y creo poder decir sin temor a equivocarme que en Siberia seré muy feliz. Lástima que la única cosa que no puede encontrarse en este paraíso sean bolígrafos rojos“.

 

Anuncios

Written by cristian campos

16 octubre, 2011 a 7:00

Publicado en política

Tagged with

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ese chiste lo repitió Slavoj Žižek hace unos dias en su intervención de Zuccotti Park.

    O sea, va a resultar que coincide en algo con un inútil de esos -y para colmo, indignado- que habrá que liquidar en el porvenir radiante que nos augura la ciencia…

    Ana Nuño

    18 octubre, 2011 at 13:24

    • De ahí precisamente lo he sacado, veo que tenemos las mismas fuentes. La interpretación que le daban los indignados al chiste era por eso diferente, ¿eh? Los tipos tenían los huevos de compararse con los ciudadanos sometidos a dictaduras soviéticas porque ellos “tampoco tienen canales de expresión política adecuados”. Como compararse con un judío en un campo de concentración de la II Guerra Mundial porque tú también pasaste un poco de frío ayer.

      Nos vemos en el futuro radiante pero sin liquidar a nadie, mujer: con que se queden en la cuneta me conformo. Es lo que están pidiendo ellos mismos a grito pelado, ¿no? “Que paren el mundo que nos bajamos”. Pues nada, bájate, bájate.

      cristian campos

      18 octubre, 2011 at 13:40

      • Eso. Que se a-peen. Pero ya (aunque huela a demonios).

        Ana Nuño

        18 octubre, 2011 at 19:07


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: