Anuncios

el pandemonium

20 libros para perder la fe

with 11 comments

 

(Publicada en el blog de Arcadi Espada el 17 de octubre de 2010)

 

1
…en las religiones: Romper el hechizo (Daniel C. Dennett)


Concebido como un análisis del fenómeno religioso, Romper el hechizo es uno de los libros más demoledores jamás escritos contra la idea de dios. Al diseccionar la religión del mismo modo que se disecciona un virus, Dennett se convierte en el aguafiestas que revela los intríngulis del truco en plena actuación del mago. ¿Y quién es el inocente capaz de emocionarse con la farsa cuando ya sabe que la chica no ha sido en realidad cortada a pedazos?

 

2
…en la influencia del entorno: La tabla rasa (Steven Pinker)


¿Cómo una idea tan desprestigiada y radicalmente contraria al sentido común como la de la negación de la naturaleza humana ha logrado convertirse en la hipótesis por defecto de la política, la psicología y la sociología contemporáneas? Quizá porque la alternativa supone aceptar la desigualdad innata de los seres humanos. A raíz de la publicación de este libro, la revista Time incluyó a su autor, el psicólogo evolutivo Steven Pinker, en la lista de los 100 pensadores más influyentes de 2004.

 

3
…en el socialismo: La gran mascarada (Jean-François Revel)


Ateo, liberal y polemista vocacional, Jean-François Revel tenía todos los boletos de la rifa para convertirse en el enemigo público número 1 de la intelectualidad de izquierdas europea. Y para colmo era francés, lo que añadía a los cargos habituales el de alta traición. Sólo Oriana Fallaci con La fuerza de la razón ha acumulado más insultos que Revel con La gran mascarada.

 

4
…en la filosofía: El universo elegante (Brian Greene)


Después de leer un libro como este, salta la liebre de la duda: ¿para qué sirve la filosofía (la especulación) cuando la ciencia (el saber) está mucho más cerca de responder todos los interrogantes del conocimiento humano? Incluido, por supuesto, el de la pregunta esencial de Leibniz: ¿por qué hay algo en vez de nada?

 

5
…en la pedagogía contemporánea: Panfleto antipedagógico (Ricardo Moreno Castillo)


Quizá estemos exagerando y el actual sistema educativo español no sea el peor de la historia de este país. Quizás los adolescentes de hoy en día no sean significativamente más zotes que los de hace 30 años. Quizá no sea cierto que como sociedad hemos optado por ciscarnos en cualquier leve brote de meritocracia, y premiar la mediocridad y la indiferenciación. Pero vive dios que lo parece.

 

6
…en el buen salvaje: El antropólogo inocente (Nigel Barley)


El antropólogo inocente del título llega a África dispuesto a corroborar experimentalmente todas sus ideas preconcebidas sobre la bondad y la sabiduría innata del buen salvaje y se encuentra con una tribu de cafres de lógica surrealista (los dowayos) que se muestran incapaces de distinguir la huella de una moto de la de un ser humano, que piden a gritos una metralleta para acabar con las patéticas manadas de antílopes que corren por la sabana, y que admiran la alta efectividad de los pesticidas que el gobierno les ha entregado para sus cultivos de algodón: “es maravilloso: lo echas al río y lo mata todo, peces pequeños y grandes, a lo largo de kilómetros”.

 

7
…en el idealismo político: Diplomacia (Henry Kissinger)


Sin ninguna duda, y junto con El príncipe de Nicolás Maquiavelo, la biblia del realismo político, además de uno de los libros más reveladores jamás escritos sobre el arte de la diplomacia y las relaciones internacionales. Por aquellos detalles en los que no entra Kissinger en Diplomacia escribió Christopher Hitchens su Juicio a Kissinger.

 

8
…en la muerte: El año del pensamiento mágico (Joan Didion)


Frente a las docenas de libros de autoayuda que pretenden darle un sentido a la muerte, la periodista estadounidense Joan Didion narra con una prosa gélida, casi deshumanizada, la muerte repentina de su marido mientras su hija intenta superar un choque séptico en un hospital de Nueva York, y la muerte de esa misma hija un año más tarde, cuando se recupera de una hemorragia cerebral. Si la muerte tiene algún sentido, desde luego no está en El año del pensamiento mágico, un libro, a pesar de todo, paradójicamente consolador.

 

9
…en Europa: Estados Unidos. La historia (Paul Johnson)


El eslogan de la CNN está pasando, lo estás viendo podría hacer referencia tranquilamente a la consolidación de los EE UU como única hiperpotencia mundial, una hazaña vista, digerida y analizada en tiempo real por todos los habitantes del planeta por primera vez en la historia. De Europa, en cambio, lo que hemos visto en vivo y en directo ha sido su lenta, antipática y criminal decadencia a lo largo del siglo 20.

 

10
…en el ecologismo: El ecologista escéptico (Bjørn Lomborg)

Visto lo visto, habrá que pensárselo dos veces antes de poner en cuarentena aquellas teorías científicas o políticas que, como la de la responsabilidad humana en el calentamiento global, encajan como un guante en los prejuicios de grupos de presión redentoristas. En este caso, los ecologistas y su teoría sobre la maldad intrínseca de la globalización, el libre mercado y el progreso tecnológico, en oposición a la supuesta bondad del estado de naturaleza primigenio. Bjørn Lomborg, ex miembro de Greenpeace, lo hizo con su libro El ecologista escéptico y lo más bonito que le han dicho desde entonces es puta arrepentida. Para solaz de los apocalípticos, Lomborg parece haber vuelto al redil con su último libro, Smart Solutions to Climate Change.

 

11
…en el orden y la predictibilidad: El cisne negro (Nassim Nicholas Taleb)


Es más o menos sabido que los seres humanos solemos acertar en nuestras previsiones hasta que fallamos en ellas, pero el mérito de Nassim Nicholas Taleb consiste en haber construido un sólido puente argumentativo entre la ¿ciencia? de la gestión de la incertidumbre y ese principio básico de la física cuántica que dice que cualquier hecho con una probabilidad ínfima de suceder acabará sucediendo si se le da el tiempo suficiente para ello. Así que la próxima vez que tu cerebro encuentre una pauta subyacente, recuerda esto: probablemente miente. Un libro a complementar con Freakonomics (Steven Levitt y Stephen J. Dubner), otro de esos que pueden hacerte perder la fe. En este caso, en la ciencia económica.

 

12
…en los Beatles: Viajando con los Rolling Stones (Robert Greenfield)


Elvis Costello y Félix de Azúa lo resumieron a la perfección: “¿Fue un millonario el que dijo ‘imagina que no existen las posesiones?” (Elvis Costello, en referencia a John Lennon), y “Una historia enternecedora: la de un grupo de suicidas que se mata a horas fijas, y el encantador público que acude al escenario” (Félix de Azúa). El libro, por cierto, es la mítica crónica de la mítica gira estadounidense de la tribu de los Rolling Stones en 1972. O, negro sobre blanco, la piedra fundacional del nuevo periodismo musical tal y como lo entendía en la década de los 70 la revista Rolling Stone.

 

13
…en la Alianza de Civilizaciones: El choque de civilizaciones (Samuel P. Huntington)


Uno de esos libros de los que se suele hablar peyorativamente sin haberlo leído. Si hemos de ser justos, la obra de Huntington, basada en un artículo publicado en la revista Foreign Affairs en 1993, acierta tanto como falla en sus predicciones, aunque su mérito no radica tanto en su capacidad profética como en su habilidad para localizar y señalar las fallas que amenazan las placas tectónicas de las diferentes civilizaciones. En otro orden de cosas, como antídoto contra la Alianza de Civilizaciones es mano de santo.

 

14
…en el relativismo cultural: El asedio a la modernidad (Juan José Sebreli)


El existencialismo, el funcionalismo, el orientalismo, el deconstructivismo, el psicoanálisis lacaniano y el posmodernismo tienen todos algo en común, además de su fuerte tufo a pachuli: su voluntad de exterminio de cualquier traza de modernidad y progreso. Su relativismo, en resumen, heredado del antioccidentalismo y la cháchara pedante y oscura del filósofo alemán Martin Heidegger. De ahí la extrañeza de Juan José Sebreli cuando ve que tales movimientos y disciplinas pasan por revolucionarias y rebeldes cuando no son más que la regurgitación setentera de un romanticismo derechista que vuelve, y vuelve, y vuelve a volver…

 

15
…en los intelectuales franceses: Más allá de las imposturas intelectuales (Alain Sokal)


¿Qué tendrá el agua de París para que su intelectualidad de izquierdas le dé sistemática bola a cualquier idea absurda y reaccionaria con la que se tope, siempre que esta sea lo suficientemente irracional y antioccidental, y para hacerlo además con esa prosa farfullante, hueca, ignorante y mentirosa que ya denunció el mismo Sokal en Las imposturas intelectuales? Más allá de las imposturas intelectuales es una recopilación de artículos que amplían la tesis del libro original, aunque tras su lectura queda la sensación de que más que una denuncia de la mentira y la impostura de los crecepelos de la intelectualidad de izquierdas europea, lo que late en el fondo de estos dos libros es un ajuste de cuentas entre viejas momias marxistas.

 

16
…en la discriminación positiva: La discriminación positiva en el mundo (Thomas Sowell)


No deberían hacer falta datos y estadísticas para posicionarse en contra de la discriminación positiva, igual que no hacen falta datos y estadísticas de lapidaciones para saber que lapidar al prójimo está mal, tenga o no efectos disuasorios. Pero Thomas Sowell recoge esos datos y estadísticas para demostrar que la discriminación positiva no es sólo uno de esos pequeños fascismos cotidianos impuestos a sus ciudadanos por la izquierda occidental, sino que, además, consigue exactamente lo contrario de lo que se propone. Es decir, que no funciona.

 

17
…en dios: Dios no es bueno (Christopher Hitchens)


En la batalla de la ciencia contra la superstición, Dawkins sería el General de Brigada del ejército racionalista, Dennett el saboteador que envenena el suministro de agua del ejército enemigo y Hitchens una bomba de fragmentación con una capacidad de discriminar objetivos cercana al cero patatero. A Hitchens le da igual cristianismo que islam que judaísmo: para él todas las supersticiones son “rollos”, y si buscas finura argumental te jodes, te apuntas a un curso de escritura y te escribes un libro fino tú mismo. Hitchens, por cierto, también dice que las mujeres no son divertidas. Y lo argumenta racionalmente.

 

18
…en tu cociente intelectual: ¿Está ud. de broma, Sr. Feynman? (Richard P. Feynman)


Alguien capaz de aplicar el método científico al ligoteo en bares de topless (con éxito apabullante, todo hay que decirlo) y de pasarse días enteros abriendo cajas fuertes “por diversión” es obviamente alguien muy especial. Lo del Premio Nobel de Física en 1965 o el desarrollo de los diagramas de Feynman sólo echan más sal a la herida: si este tipo no era el más listo del mundo, lo parecía. Cualquier cosa que hagas palidecerá a su lado. Cualquiera. Incluso si te conviertes en un maestro de los bongos. Porque Feynman también tocaba los bongos.

 

19
…en la contracultura: Rebelarse vende (Joseph Heath y Andrew Potter) y Rastros de carmín (Greil Marcus)


Dos caras de la misma moneda. Rebelarse vende es exactamente lo que su nombre dice: un ensayo sobre el atractivo comercial de lo rebelde, y, secundariamente, una crítica a esa gran mentira para adolescentes eternos llamada contracultura. Rastros de carmín es, por su parte, el libro preferido de los gafapastas de todo el mundo, un estudio sobre las supuestas conexiones entre varios de los movimientos culturales radicales del siglo 20 y sus teóricos antecesores: el punk, el situacionismo, el dadaísmo y, atención, las sectas milenaristas medievales, en un salto con pértiga narrativo que ríete tú del mítico corte de plano de 2001: Una odisea del espacio.

 

20
…en la política: Fear and Loathing on the Campaign Trail ’72 (Hunter S. Thompson)


Con una capacidad de provocar fascinación en el lector similar a la de provocar hastío y cansancio, Fear and Loathing on the Campaign Trail ’72, una recopilación de artículos, entrevistas y apuntes personales escritos por el periodista gonzo Hunter S. Thompson para la revista Rolling Stone durante la campaña presidencial estadounidense de 1972, es uno de los textos de periodismo político más heterodoxos y alucinados de todos los tiempos. ¿Para cuándo la crónica de una campaña electoral española a cargo del crítico de toros del diario de turno?

 

Anuncios

Written by cristian campos

22 septiembre, 2011 a 7:00

Publicado en libros, listas

Tagged with

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Le recomiendo “Mientras no cambien los dioses nada habrá cambiado”, el sermón de Ferlosio. Porque hay muchos más dioses de los que creemos, y a veces hasta adoramos alguno sin darnos cuenta.

    Solymoscas

    22 septiembre, 2011 at 12:12

  2. Feynman era, sencillamente, el amo del cotarro. Un puto crack. Aun así, me intriga saber a qué se refiere lo de “perder la fe en tu propio cociente intelectual”: ¿se pierde la fe por comparación, es decir, al darse cuenta de que en relación con Feynman nuestro nivel de inteligencia es una puta mierda? ¿O, por el contrario, se pierde la fe en la relevancia del Cociente Intelectual como medida cuando descubrimos que el CI de Richard Feynman era 124? Puedo nombrarle a más de una docena de personas en mi entorno inmediato con un CI más alto de 124; pero no puedo nombrarle a nadie más inteligente.

    8888

    22 septiembre, 2011 at 15:12

  3. En las carreras inútiles -las de letras- los mitos se enraizan como una garrapata en un perro peludo. En la mía de Filología había más mitos que en cualquier pasaje de la Biblia.

    Había un profesor acorralado que defendía con tino que se piensa sin palabras. Hay mil pruebas que lo atestiguan. Pero las doctrinas como el nacionalismo han establecido un lazo mágico entre la lengua y el hombre.

    Solía citar a Steven Pinker como un autor que había tratado ese asunto. El resto de profes lo desdeñaban. Los mitos no se tocan en la universidad. No sea que te etiqueten en un grupo de Facebook de fachas inmundos.

    Las inútiles carreras.

    Juan Pablo Arenas (@arenasjp)

    22 septiembre, 2011 at 15:34

  4. Tampoco sobraria “el porvenir de una ilusion” de Freud.

    Anónimo

    22 septiembre, 2011 at 16:41

  5. Perder la fe en las buenas intenciones: “Memoria del mal, tentación del bien”, de Tzvetan Todorov.

    Para perder cualquier entusiasmo: la bibliografía de Emil Cioran (no sabría elegir un título en concreto).

    Para perder la fe en la humanidad: “Los hundidos y los salvados”, de Primo Levi.

    El gato de Schrödinger

    22 septiembre, 2011 at 17:09

  6. Sería bueno recordar a tres geniales ateos españoles. Cada uno con aportes distintos: Gustavo Bueno con su “El animal divino”; Gonzalo Puente Ojea y su serie de libros atacando la religión desde enfoques científicos y filosóficos: y la obra del profesor Antonio Piñero en ámbitos filológicos.

    Gente muy buena y muy poco leída.

    Juan Pablo Arenas (@arenasjp)

    23 septiembre, 2011 at 2:22

    • Gustavo Bueno: “El mito de la felicidad”.

      El gato de Schrödinger

      23 septiembre, 2011 at 12:14

  7. La Luna y el Caudillo. Los intelectuales franceses y Cuba. Janine Verdès-Leroux. Para perder cualquier tipo de fe.

    Zoé Valdés ¡Libertad y Vida!

    23 septiembre, 2011 at 18:07

  8. Muy buenos todos estos artículos antiguos.

    Cambia la fecha de publicación a 2010.

    Un abrazo.

    Manuel Álvarez

    24 septiembre, 2011 at 8:17

  9. […] El Pandemonium: 20 libros para perder la fe. […]

    Penúltimos Días

    24 septiembre, 2011 at 11:34

  10. Robert from United Kingdom, June 3, 2012 at 11:08 AM Lovely quiet and small camping with a nmeubr of beautiful apartments and a nice pool where the kids can have a swim under supervision of the parents. Many guests have made this their permanent holiday address. This is partly because of the hospitality, fine location and great climate. The camping is within easy reach via the main road of to . The area is great, plenty of eating houses, cafes, shops; every day there’s a nice market in one of the nearby towns and the lake is at 50 metres walking distance. From the (pebble) beach and the terraces you can view the activities in and on the water, it’s nice to swim here. Trips to Venice and are easy via the autostrada. Highly recommendable.

    Kersyne

    30 marzo, 2013 at 17:54


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: