Anuncios

el pandemonium

10 antídotos contra Wikileaks: periodismo y análisis para saber más de los EE UU que la prensa seria amarilla

with 2 comments

 

(Publicada en el blog de Arcadi Espada el 5 de diciembre de 2010)

 

1. Por tierra, mar y aire (Robert D. Kaplan)

El mejor libro jamás escrito sobre las misiones secretas que llevan a cabo por todo el planeta cuatro de los seis cuerpos de las Fuerzas Armadas de los EE UU y, más concretamente, sus fuerzas especiales. Una sola frase de este libro, extraída al azar, alberga más chicha que todos los cables de Wikileaks juntos:

Contralmirante Paul F. Sullivan, comandante saliente de la fuerza submarina de la Flota del Pacífico de la Armada estadounidense: “La Guerra Fría consistía en localizar y hundir submarinos soviéticos en los mares profundos y abiertos. Hoy en día hay un cambio de rumbo del Atlántico al Pacífico, debido a la proliferación de submarinos en determinadas naciones [no lo dice pero se refiere a China], lo que complica enormemente la seguridad estadounidense. En lugar de una misión en el fondo oceánico, ahora hay múltiples misiones en aguas pocas profundas, repletas de flotas pesqueras”.

¿Sabían ustedes que los submarinos estadounidenses y los chinos están en guerra fría desde hace años por el control militar del Pacífico, pocos metros por debajo de los barcos balleneros japoneses? No, ¿verdad? Wikileaks y El País tampoco. Y eso que el libro tiene ya un par de años. Pero se entiende: descubrir que los diplomáticos informan a sus gobiernos les ha provocado tal pasmo que no les ha quedado tiempo para leer periodismo puro y duro. Habrá que enviarles una copia de Por tierra, mar y aire al bunker ese en el que se han encerrado durante semanas. Y que pongan música de Frank Zappa mientras lo leen, para que el viaje alucinógeno que les provocará el periodismo real sea ya completo. Un libro a complementar con Gruñidos imperiales, del mismo autor.

2. El gran tablero mundial (Zbigniew Brzezinski)

Un libro breve, pero de una densidad casi inabordable, a cargo de uno de los más inteligentes consejeros para la seguridad nacional que haya tenido jamás la presidencia de los EE UU (Brzezinski desempeñó el cargo entre 1977 y 1981). Lisa y llanamente, este libro es la obra imprescindible para todos aquellos que quieran conocer y comprender cuáles son los imperativos y las necesidades geoestratégicas de los EE UU del siglo 21. Si quieren saber cómo ven el planeta los EE UU, qué consideran importante y qué no, cuáles son sus prioridades y a quién consideran amigo o enemigo, déjense de amarillismo mesiánico y hippioso y acudan a este libro. Brzezinski, por cierto, es uno de los candidatos habituales a cerebro en la sombra de un nuevo orden mundial para miles de conspiranoicos. Algunos, incluso, llegan a afirmar que Brzezinski es el genio maquiavélico que mueve tras bastidores los hilos de la marioneta Obama.

3. Viaje al futuro del imperio (Robert D. Kaplan)

El tercer libro de Kaplan que aparece en la lista es quizá el más metafísico de todos los que ha escrito este periodista estadounidense. Concebido como un rudo y polvoriento viaje por la América profunda en busca de las pistas que señalen hacia dónde evolucionará (internamente) el imperio estadounidense y sus megalópolis, el libro puede leerse también como un retrato de la América mítica, la de la mitad oeste, representada por individuos (militares, indios navajos, empresarios de origen latino) con una visión de la realidad radicalmente pragmática y a miles de años luz de la pochada cosmovisión europea. ¿La conclusión de Kaplan? EE UU se convertirá con los años en una amalgama de poderosísimas ciudades-estado, cada vez más independientes del poder central de Washington.

4. Legado de cenizas. La historia de la CIA (Tim Weiner)

Muy alejada de la visión hollywoodiense que la presenta como un cuerpo de súperhombres armados con tecnología infalible y una genialidad prácticamente innata, la CIA de Tim Weiner es totalmente terrenal, chapucera pero ocasionalmente brillante, teóricamente independiente pero sometida la mayor parte del tiempo a los tejemanejes burocráticos de Washington, brutalmente fría y emocionalmente compasiva a la vez, solitaria y cooperativa, previsible y sorprendente. Con decir que el germen de lo que acabaría siendo la CIA corrió a cargo de un chalado que se llegó a plantear arrasar Japón utilizando murciélagos-bomba que iban a ser capturados en las gigantescas cuevas del norte de los EE UU está todo dicho.

5. La obsesión antiamericana (Jean-François Revel)

El mejor análisis posible de las contradicciones y lo absurdo del obsesivo antiamericanismo de los medios de la izquierda europea (y parte de la estadounidense). En vista de que Jean-François Revel construyó sus argumentos desde la racionalidad y no desde la emocionalidad, es difícil que este libro haga cambiar de opinión a ningún antiamericano, pero eso sí: tras la lectura del libro, estos entrañables abuelos cebolleta de mohosa ideología van a tener que redoblar sus esfuerzos para sostener su paranoia en pie utilizando los viejos argumentos habituales. Argumentos, por cierto, que Jean-François Revel llama, con retranca afrancesada, “el revoltijo que sirve de forraje intelectual a las vociferaciones antimundialistas”.

6. Una nación conservadora (John Micklethwait y Adrian Wooldridge)

Que el mundo civilizado ha virado radicalmente a la derecha ante el fracaso planetario del socialismo es una simple descripción de la realidad. Es un hecho: el capitalismo y el sistema de valores asociado a este han triunfado como ninguna otra ideología lo había hecho jamás, en un proceso que Fukuyama bautizó como el fin de la historia. A ello, obviamente, no es ajeno el viraje a la derecha de los propios EE UU tras unos años 60 y 70 en los que el país, incluso bajo la presidencia de Nixon y no digamos ya con la de Carter, se aproximó peligrosamente a posiciones más cercanas a la socialdemocracia europea que al radicalismo liberal y el moralismo cristiano de sus orígenes. John Micklethwait (director de The Economist) y Adrian Wooldridge narran en Una nación conservadora la historia de la derecha estadounidense a lo largo del siglo 20, y describen sus facciones, cómo se organizan estas en Washington, quién controla a quién, quién manda, quién obedece, cómo han ocupado el poder y cuáles son sus prioridades a la hora de enfrentar sus ideas a las de las monstruosas y muy bien financiadas fundaciones izquierdistas, como la Ford, la Rockefeller o la MacArthur. Por cierto: la fundación Heritage (conservadora) acaba de presentar su nueva e imprescindible página en español.

7. Black Hawk derribado (Mark Bowden)

La visceral, en el sentido más literal del término, crónica de la batalla que más de 100 soldados de elite estadounidenses libraron el domingo 3 de octubre de 1993 en Mogadiscio, y que ocho años después Ridley Scott convirtió en la película Black Hawk derribado. Más allá de la documentadísima, detallista y milimétrica descripción de la batalla, Mark Bowden muestra el andamiaje de las fuerzas especiales de los EE UU y su relación con los burócratas de Washington, cuyas prioridades no siempre coinciden con la de los soldados a pie de trinchera.

8. ¿Quiénes somos? (Samuel P. Huntington)

Samuel P. Huntington, autor de El choque de civilizaciones, analiza en ¿Quiénes somos? lo que él (y millones de americanos con él) considera como la esencia del americanismo, aquellos principios y rasgos irrenunciables que han perdurado a lo largo de los siglos sobreviviendo a las diferentes oleadas migratorias y que han convertido a los EE UU en la primera y única súperpotencia planetaria de la historia de la humanidad: la cultura anglosajona, el protestantismo y el credo liberal de los padres fundadores. Entre las polémicas y muy documentadas predicciones de Huntington destaca la de que la actual línea de separación racial entre negros y blancos, que prácticamente divide a los EE UU en dos mitades irreconciliables, será sustituida pronto por la que separa a hispano y angloparlantes.

9. Plan de ataque (Bob Woodward)

Quizá la persona que más cerca haya estado del verdadero porqué de la invasión de Irak sea Bob Woodward (el mismo tótem del periodismo de investigación que destapó el caso Watergate junto a Carl Bernstein, sí). A través de 75 entrevistas, entre ellas una con el presidente Bush de casi cuatro horas de duración, Woodward desmenuza minuciosamente las deliberaciones, los análisis y los preparativos militares de la invasión, y muestra a una Condolezza Rice que se felicita por las tonterías y las desinformaciones conspiranoicas que publican los medios occidentales al respecto: “Bien, bien: Sadam debe estar desconcertado”.

Y si quieren una visión igualmente cercana del proceso de decisión previo a la invasión de Irak, pero mucho más crítica, opten más bien por Contra todos los enemigos, de Richard A. Clarke, el que fuera Coordinador del Consejo Nacional de Seguridad durante los gobiernos de Bush padre, Clinton y Bush hijo. Es decir, uno de los responsables de antiterrorismo con más poder (y acceso a información privilegiada) de la Casa Blanca.

10. La vida de un periodista (Ben Bradlee)

Dejen que me lance a la piscina: el mejor libro jamás escrito sobre el oficio del periodismo es La vida de un periodista, las memorias del que fuera director del Washington Post entre 1968 y 1991. Y si no es el mejor, sí el más relevante, aunque sólo sea porque por sus páginas pasan los años del reinado de Kennedy, el Watergate, la guerra de Vietnam y los tejemanejes de Washington vistos desde el mismo centro del escenario (y rematado todo ello con un finísimo sentido del humor). Por cierto: en los años 70, el Pentágono utilizaba los textos del Washington Post para conocer lo que se cocía no ya en otros países, sino en las mismas entrañas de Washington. Posteriormente, el Pentágono utilizaba esas informaciones, entre muchas otras menos públicas, para realizar los dossiers que, más tarde, el Gobierno clasificaba como Top Secret. Es decir, justo lo contrario de lo que hace Wikileaks. ¿Entienden ahora la diferencia entre “periodismo y análisis de hechos relevantes” y “filtración de anécdotas-alpiste para los pollos”?

 

Anuncios

Written by cristian campos

7 septiembre, 2011 a 7:00

Publicado en listas

Tagged with

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Muy bien recuperado este texto, amigo.

    Alberto Nahum

    7 septiembre, 2011 at 13:10

  2. Creo que esta entrada del blog arcadiano me la había perdido en su momento, así que gracias por recuperarla.

    Declaro orgullosamente que me he leído tres de los títulos recomendados: los dos de Kaplan y el de Revel.

    El gato de Schrödinger

    7 septiembre, 2011 at 19:33


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: