Anuncios

el pandemonium

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Verónica Puertollano

with 2 comments

 

Verónica Puertollano es Verónica Puertollano.

 

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

Vuelva usted mañana.

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

Cualquiera basada en los sentimientos. Sangrantemente, el nacionalismo.

3. ¿Y la más infravalorada?

El laicismo, ampliamente considerado.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años?

Ya no sé pensar en España al margen de la globalización. ¿Cómo será el mundo dentro de 50 años?

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Diarios, de Arcadi Espada, obra a la que debo directa o indirectamente los grandes puntos de no retorno de mi vida.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

La ciencia. Y una ley de costas para internet.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

En la neurociencia. Por un lado, porque me tranquiliza ver que cada vez más ciertos planteamientos van cayendo del lado de la superchería. Esa filtración siempre es positiva y suele tener efectos transversales.

Por otro lado, me parece muy esperanzadora la idea de que en el futuro uno pueda «operarse de la violencia», o «de la envidia» o de cualquier otro problema que afecte a su felicidad/convivencia. A mucha gente esta idea le parece distópica, pero probablemente la cirugía estética también lo pareciera en su día. Descontado el discurso amish, basta echar un vistazo general para comprobar qué hace la gente ante la posibilidad no ya de la perfección, sino de la mejoría, sea física o intelectual. En cuanto a su reverso, en fin. ¿Cuántas Jocelyn Wildenstein existen?

A mí, la verdad, me parece más distópica la imagen de un mundo dominado por la punsetología.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

Más que en la aparición de nuevos sistemas, y descartando los ya padecidos, me inclino a pensar que los actuales perdurarán, pero mucho más evolucionados.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

Alguien tiene que decidir qué hacer con los descubrimientos de la ciencia, y no deben ser los propios científicos. Para avanzar, es necesario que ellos puedan llegar hasta el fondo sin el lastre de las posibles consecuencias. Es la sociedad la que debe decidir, y la (buena) filosofía puede ser valiosa informando ese debate. Pero muchos tendrán que espabilar, o al menos tomarse el progreso científico con un poco más de deportividad.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

Al macho.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

Alá.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

En el ruido. Sin metáforas.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

Hasta donde me alcanza la vista, he aplicado siempre el principio kantiano. Es muy didáctico comprobar qué grandes tragedias provocadas por el hombre han tenido medios mucho más auténticos que sus fines.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

Su gramática y su nivel eufemístico.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Igualdad de oportunidades, primero, y luego libertad para aprovecharlas. Me parece importante ese orden. Invertirlo suele ser o bien una trampa o bien un chantaje.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Sin Dios. Porque no me gustan los totalitarismos.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

Oxímoron.

18. Su vida, ¿es como se la había imaginado a los 20 años?

No. Tampoco me la imagino dentro de diez.

19. ¿Cuál sería su respuesta al siguiente dilema?

En la empresa en la que trabaja, su jefe decide repartir un bonus de 100.000 euros entre sus dos mejores empleados: Laura y usted. Su jefe le da los 100.000 euros a Laura y le pide que los reparta como ella desee, con una única condición: el reparto que Laura proponga ha de ser aceptado por usted. En caso de que usted no acepte el trato, el dinero deberá ser devuelto a su jefe y los dos se quedarán sin bonus.

Al cabo de un rato, Laura se reúne con usted y le dice que ha decidido repartir los 100.000 euros de la siguiente manera: 95.000 para ella y 5.000 para usted.

¿Acepta?

Sí, acepto.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

Y tú, ¿a qué te dedicas?

 

Anuncios

Written by cristian campos

25 julio, 2011 a 7:00

Publicado en cuestionario

Tagged with

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. -Lo primero, y principal, felicitar a Verónica:
    ¿Por qué habiendo idearios así de claros y maduros tenemos que padecer ese engrudo ruinoso del Adolescente? La pregunta, lógicamente, es retórica porque la respuesta es obvia: porque mediante el peor sistema político conocido con excepción de todos los otros así lo han querido durante estos años los españoles. Ojalá, a partir de ahora, la gente, en masa, valore más el buen camino que estas respuestas trasmiten: el que trabajósamente ha recorrido la humanidad desde la prehistoria, la mejor ilustración que toma la ruta de Escocia, del empirismo, de los hechos y la ciencia bien guiada por el, una y otra vez validado, más claro pensamiento.

    -Lo segundo, y sin proselitismo, ponerle un `pero´:
    Si nos tomamos en serio el problema de la delimitación, vemos que esa insustituible ilustración abarca casi la totalidad del universo y de las cosas, todo lo material e instrumental, pero queda un resto que la pregunta de Leibniz-Heidegger tiene el honor de haber identificado en términos estrictamente racionales. Una de las mayores grandezas de esa misma posición ilustrada está en reconocer pues sus límites, en darse cuenta que hay cosas cuyo conocimiento está –y `razonablemente´ lo estará siempre– más allá de sus propias posibilidades. Es el ejercicio de la razón que también se cuestiona a sí misma en sus propios límites. Una solución muy legítima es rechazar este resto y no ocuparse nunca de él y otra es dejarlo, como ahora Verónica, para cuando “vuelva usted mañana” con la pregunta. Y “como no perdemos la costumbre de envejecer y de morirnos”, lo normal es que vuelva y entonces… Vamos, que yo creo que una lista –probablemente, la única que nunca tentará escribir a Cristian Campos– con la parte sustantiva de la obra de Pascal, Kierkegaard, Mounier, Weil… lejos de ser incompatible con esta irrevocable ilustración aun la mejoraría y, en todo caso, estimularía el leal debate libre de imposturas intelectuales.

    Un abrazo para Verónica y otro para usted.
    G.M.

    Gabriella Marcel

    25 julio, 2011 at 14:59

  2. […] //elpandemonium.org/2011/07/25/el-cuestionario-del-pandemonium-hoy-veronica-puertollano/ […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: