Anuncios

el pandemonium

Los gallegos, unidad de destino en lo semental

leave a comment »

 

En España se ofende poco. Por Juan Abreu.

 

/// 

Los gallegos no son una nación, son una orgía. Por el gallego imprescindible, Manuel Jabois.

/// 

Quién lo iba a decir. Una prostituta montándole una encerrona a un gordinflón adinerado con la colaboración entusiasta de la prensa, de las feministas, de la chusmacracia y de una fiscalía con ansias de estrellato mediático.

¡En qué imaginación perversa iba a caber eso!

 

The sexual assault case against Dominique Strauss-Kahn is collapsing. And no matter what you think generally about rape, overaggressive prosecutors, or Strauss-Kahn’s behavior with women, you should celebrate. This isn’t a defeat for women or the justice system. It’s a victory for the power of corroboration” (William Saletan, Slate)

[“La acusación por agresión sexual contra Strauss-Kahn se está derrumbando. Y deberías celebrarlo sin importar lo que pienses por regla general sobre las violaciones, sobre los fiscales extraordinariamente agresivos o sobre el comportamiento de Strauss-Kahn con las mujeres. Esto no es una derrota para las mujeres o para el sistema de justicia. Es una victoria del poder de la corroboración”]

 

¿De verdad a nadie le hizo sospechar que la supuesta violación incluyera todos los arquetipos y tópicos de un folletín de todo a 100?

¿Tanto confundimos la realidad y la ficción que ya no somos capaces de discernir el olor a rancio (es decir a literatura)?

Ante este tipo de noticias, aplicar siempre la regla de oro: si la historia incluye más de dos ingredientes que confirman los prejuicios ideológicos y poéticos de la izquierda… es 100% falsa.

La historia de Strauss-Kahn incluía tres de esos ingredientes:

1) la inmigrante negra y pobre,

2) el malvado ricachón neoliberal, y

3) el macho violador capaz de pasar por encima del cadáver de su madre para satisfacer sus libidinosas apetencias.

Curiosamente, la regla no suele funcionar a la inversa, es decir con la derecha. Quizá porque sus prejuicios ideológicos se ajustan mucho más a la realidad de la naturaleza humana que los de la socialdemocracia.

Y es que esto no era una noticia: era una fábula, con su lobo, su Caperucita y su leñador.

Y su moraleja, por supuesto.

 

Anuncios

Written by cristian campos

9 julio, 2011 a 7:00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: