Anuncios

el pandemonium

10 españoladas

with 4 comments

 

1. El delirio de grandeza

Por definición, el español es un ente llamado por los dioses a las más altas metas. En ningún otro país se ha consolidado como en el nuestro la moda de llamar “técnicos superiores en gestión ambiental de residuos” a los basureros o “estilistas” a los peluqueros. De ahí que, salvo contadas excepciones, el camarero español trate como residuos tóxicos a sus clientes, pues sabido es que su posición en el sector servicios es siempre provisional, a la espera de que sus méritos sean reconocidos con un fulminante ascenso a la Capitanía General de Berberechos y Ganchitos o, en el caso de los restaurantes modernos, con un Goya a la Mejor Actriz. Y para ejemplo de delirio de grandeza típicamente español, el de un comentarista agitador de masas que, en la noticia sobre las protestas contra Berlusconi del pasado diciembre en Roma, ordenaba rebosante de solemnidad a los manifestantes:

Haced lo que tengáis que hacer”.

Ya conocen el resto. Leída la señal, los italianos respondieron como un solo hombre quemando la Piazza del Popolo.

 

2. El maniqueísmo

El español es una forma de vida esencialmente binaria. O está en modo 1 (a favor) o en modo 0 (en contra). Cualquier intento de matizar o el simple hecho de proponer un análisis de la realidad ligeramente más elaborado que el “totalmente a favor” o “totalmente en contra” hará que se nos considere sospechosos de sedición, cuando no directamente “fascistas”. El maniqueísmo español se concreta, sin ir más lejos, en la adoración que los aficionados al fútbol sienten por los más despiadados trituradores de tobillos siempre que estos a) sean de su pueblo, o b) jueguen en el equipo de su pueblo. Ándenle ustedes con matices a este comentarista del Marca (escogido al azar de una noticia que no viene a cuento):

Solo puedo decir una cosa, ser aficionado del real madrid es ser bajo, ser un segundon, ser sucio, solo asi se puede defender a sergio ramos, me alegro mucho de ser del barça, es que somos superiores en todo, en absolutamente todo”.

 

3. El odio al que destaca

Si en algo hemos alcanzado la excelencia los españoles es en el noble arte de crujir a aquellos de nuestros compatriotas que destacan en algo, una habilidad que combinamos usualmente con la certeza casi sobrenatural de que nosotros, en su lugar, lo haríamos mucho mejor. Si no nos diera pereza levantarnos del sofá, claro está. Para comprobarlo, sólo hace falta echarle un vistazo a los comentarios de cualquier noticia en la que aparezcan los nombres de Fernando Alonso, Rafael Nadal o Edurne Pasaban, tres de los objetivos habituales de la españolidad media. Así que si usted tiene pensado sacar la cabeza por encima del rebaño en algún miserable aspecto de su vida (en algún aspecto positivo, se entiende), piénseselo dos veces y lea primero lo que decía este comentarista acerca de unas viejas declaraciones del patrón de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, en las que este puntuaba la pasada temporada de Fernando Alonso con un 9,5:

Si le da esa puntuación a Alonso por ir siempre detrás a verlas venir… Yo mismit@ haría lo mismito por la mitad de lo que le paga a Alonso. Y por el mismo precio… Hasta soy capaz de adelantar para que me dé el 10, jejejé”.

Maravíllense: este hombre plenamente consciente de su potencial oculto como piloto de Fórmula 1 haría lo mismo que Fernando Alonso por la mitad de precio… ¡y hasta por el mismo precio! Tanta seguridad contrasta poderosamente con el hecho de que el comentarista dude acerca de su propio sexo, como demuestra ese “yo mismit@”. Pero los caminos del señor son inescrutables.

 

4. El escaqueo

Así como el primer deber de un preso es fugarse, el de un español es escaquearse todo lo posible de cualquier tarea o responsabilidad que recaiga sobre sus hombros. La destilación más sublime del escaqueo típicamente español es, por supuesto, la figura del liberado sindical, animalillo en peligro de expansión al que no parece afectar el hecho de que la revolución industrial se diera por concluida hace 100 años, ni el hecho de que el obrero de mono azul y sindicato no sea ya más que un entrañable anacronismo. Al periodista gaditano Fernando Santiago por poco lo destierran por decir esto. Pero que nadie crea que la situación de excepción que se vive en Cádiz, líder europea de algo por primera vez en su historia, no se da de una u otra manera en el resto de España. Este comentarista podría ser de Gijón y su discurso sería el mismo:

Ya esta bien de tratar asi al gaditano, aqui hay de todo como en todos lados, solo hay picaresca porque somos mas listos que ninguno, yo estuve en una mutua muy famosa de ats y vi como la gente cuando iban a dejarlos sin contrato se daban de baja para poder seguir teniendo recursos (…) pues se compraban su pisito o su coche para ir a trabajar y tenian que seguir pagandolo, ahí es donde esta ese indice de absentismo”.

Y es que el que es listo es listo y el que no, a chupar candados.

 

5. El todologismo

Para un español, el universo no tiene secretos. El español ha conocido el Nirvana y ha vuelto. Ha vuelto aburrido (porque él ya lo sabía todo antes de llegar allí), pero ha vuelto. De ahí que todas y cada una de las noticias publicadas en los medios de prensa españoles rebosen de comentarios escritos por nuestros más eminentes todólogos. Y da igual lo obtuso del tema: si de algo tiene excedente España es de eruditos a la violeta, como bien supo ver José Cadalso en su momento. ¿Moody’s le pone la proa a España? Centenares de comentarios de expertos en agencias de rating. ¿Un tipo asesina a cuatro personas en Olot? Comentarios para parar un tren (justificando al asesino, por supuesto). ¿Unos hackers dicen haber reventado algo llamado “seguridad cuántica”? Docenas de comentarios de españoles para los que la física cuántica tiene menos secretos que el mecanismo de una pandereta. Entre ellos, este:

Y si a esto le añadimos que el qubit es inclonable, porque la teoría cuántica incluye el principio de no clonación, aviados vamos, es indescifrable. De momento la noticia no es más que chorradas de físicos aburridos en verano”.

¡Ha hablado un español! ¡Que lo cincelen en mármol!

 

6. El gratis total

Está todo dicho aquí. Y el comentario representativo es este:

Por qué le siguen llamando piratería? Cd, DVDs, Discos duros, memory cards, Tlfnos, pen drives…. No señores… ya he pagado mi canon para “piratear” toooodo lo que me dé la gana… Aunq sicenramente, la musica de los últimos 15 años no sirve ni para ahuyentar alimañas”.

Observen la coherencia del argumento: “la música actual es basura, por eso me la pirateo toda”. Es como el chiste de Woody Allen: “La comida en este restaurante es pura bazofia, ¡y además las raciones son muy pequeñas!”

 

7. El guerracivilismo

Un español se compone básicamente de un núcleo guerracivilista recubierto por una o varias capas de civilización impostada. Esa frágil corteza democrática, sin embargo, cruje cada vez que de la boca de su portador sale un “pero”: “yo no soy racista, pero…”, “yo defiendo la libertad de expresión, pero…”, “yo creo que nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario, pero…” Al otro lado del “pero” siempre está, como es obvio, el vecino de enfrente. Vecino físico o ideológico, que nosotros no tenemos manías. Por eso uno de nuestros deportes preferidos es el boicoteo de conferencias, una de las pocas actividades capaces de obligar a un universitario español a abandonar el dulce sopor del botellón perpetuo en el que vegeta a la espera de licenciarse como carne de cañón. Como prueba, este comentario en la (vieja) noticia “Estudiantes independentistas intentan boicotear la conferencia de Rosa Díez en la Universidad Autónoma de Barcelona”:

Rosa Díez parece querer ser protagonista últimamente a costa de lo que sea. Con todos los respetos… ¿Cómo se sabe que eran todos “independentistas”? No hace falta serlo para abuchear a Rosa Díez, y precisamente en una de las universidades más prestigiosas de España”.

Claro que no hace falta ser independentista para partirle la crisma al que no piensa como tú. ¡Precisamente, los estudios de cabestro son los únicos en España que carecen de numerus clausus! Mención aparte merece la expresión “una de las universidades más prestigiosas de España” referida a la UAB, una opinión que valorarán adecuadamente (vigilando que no se les abra la hernia) todos aquellos que, como yo, hayan pasado por sus aulas.

 

8. La criminalización de la víctima

El español es iconoclasta porque sí y por llevarle la contraria al sentido común, ese fastidio de la razón. ¿Que una descerebrada es condenada por contagiarle el SIDA a su amante tras ocultarle que es seropositiva? Ahí tienen a decenas de españoles dándose codazos por ser el primero, no ya en exculpar a la asesina, sino en culpar a la víctima:

Esto no hace sino estigmatizar más la enfermedad y, de hecho, dificultar incluso más que uno/a salga del armario como VIH ; y, lo más grave, es que al condenarla a ella quitan responsibilidad a quien DE VERDAD tiene el poder de parar la infección, que es la otra persona, la que está acusando pese a haber participado de la irresponsabilidad”.

Niquelado: el que “de verdad” tiene la responsabilidad de evitar el delito es… la víctima. Por no hablar del subtítulo de la noticia: “La condena a una cantante por no decir a una pareja que tenía VIH reabre el debate entre el derecho a la privacidad y a la salud”. Ah, pero… ¿desde cuándo existe ese debate entre el derecho a la vida (no a la salud) y el derecho a la privacidad? Es más, ¿desde cuándo el derecho a la privacidad ampara ocultarle conscientemente a tu pareja que padeces una gravísima e incurable enfermedad contagiosa?

 

9. La sumisión al cacique

El español medio es como esos jugadores de fútbol mediocres que le hacen un siete a los equipos de Tercera Regional pero que desaparecen en los partidos de Champions. Por eso somos capaces de cocinar un cristo, pero totalmente incapaces de caricaturizar a Mahoma. Por eso jamás faltan en las puertas de los juzgados unas cuantas decenas de ciudadanos lanzándole vivas al delincuente de turno, ya sea corrupto, terrorista o fetichista del pie izquierdo. De ahí nuestra política exterior de las últimas dos legislaturas, paradigma de la cobardía, la sumisión y el capitulamiento. De ahí nuestra cosmovisión de vuelo gallináceo. Dado el caso, no pocos españoles se degollarían a sí mismos para ahorrarle molestias a su secuestrador. Como este comentarista de una de las noticias aparecidas a raíz del secuestro del atunero vasco Alakrana:

Yo creo que estos “peligrosos piratas” son en realidad simples pescadores que están desesperados.Ya se sabe que las flotas pesqueras arrasan todo a su paso, y en el caso de Somalia no hay nadie que les de el alto. Estos “piratas” deben ser de los mas desgraciados de mundo , tanto , que hasta los militares que patrullan por ahi muchas veces los dejan ir”.

Analicen la visión de la realidad de este comentarista: un pobre pescador somalí ve desesperado como día tras día los malvados barcos pesqueros extranjeros arrasan sus caladeros, así que decide liarse la manta a la cabeza, descolgar el lanzagranadas que todos los pescadores guardan al lado de los aparejos de pesca y lanzarse al secuestro de occidentales. Analicen también el detalle del entrecomillado de “peligrosos piratas”: para el comentarista, la categoría “peligroso” no engloba a analfabetos somalíes armados con Kalashnikovs y a las ordenes de los señores de la guerra locales. Para “peligrosos”, lo que se dice “peligrosos”, los tomates transgénicos.

 

10. Los tontos son todos los demás

Obvio. ¿Conocen esas encuestas del tipo “9 de cada 10 personas no entienden lo que leen”? Un español siempre cree que él es el que hace 10. A esta categoría pertenecen aquellos comentaristas que aparecen en todas las noticias conminando al resto de los presentes a “leer más”, a “culturizarse”, a “conocer mundo”. Son esos individuos cuya labor en esta vida consiste en desasnar a sus compatriotas, cual monolito de 2001: Una odisea del espacio, haciendo saltar una leve chispa de inteligencia en sus cerebros de adoquín:

Un poquito de cultura no te vendría nada mal. Primero para opinar y más en el tono que lo haces, deberías informarte mejor, más que nada por ahorrar unas risas al leerte”.

Dicho lo cual, y marcado el territorio, el sabio de la piel de toro lanza al ruedo alguna obviedad simplista y marcha a por la siguiente noticia, que no hay tema que se le resista.

 

Anuncios

Written by cristian campos

19 junio, 2011 a 16:32

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Robert from United Kingdom, September 27, 2012 at 8:08 PM Excellent facilities for young cdirhlen. Friendly staff Located on ‘s stoney beach, direct bus to Verona, short taxi to Verona airport good value good eating places on site good child entertainment on site able to hire high chairs, cots, sheets at a reasonable price.

    Zaza

    28 julio, 2013 at 17:19

  2. That’s a skillful answer to a difficult question

    car insurance quote in NY

    10 septiembre, 2013 at 22:03

  3. This information is off the hizool!

    http://www.chokespeak.com/

    17 octubre, 2013 at 22:43

  4. Finding this post. It’s just a big piece of luck for me.

    auto insurance

    24 abril, 2015 at 23:08


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: