el pandemonium

Archivo para la categoría "cuestionario"

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Jorge Bustos

with 5 comments

 

Jorge Bustos nació en Madrid el 16 de diciembre de 1982. Se licenció en Teoría de la Literatura, con diplomatura en Filología Clásica, por la Universidad Complutense de Madrid, con Premio Nacional de Licenciatura en 2005. Actualmente trabaja como cronista en La Gaceta y ha colaborado como crítico literario y articulista en Nueva Revista, Revista de Libros y recientemente Jot Down. Pueden encontrarle en su twitter.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

No creo que exista una gran diferencia. Y si la hay, la mente humana no puede concebirla, así que da igual. Son las cosas de los griegos, que adoraban la inutilidad, literalmente.

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

La de que la mayoría popular tiene la razón. Aunque en la práctica cualquier sociedad desarrollada es una oligarquía. Plutocrática, en concreto, en estos tiempos.

3. ¿Y la más infravalorada?

La democracia también.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

Hombre, España no existirá ni de coña. Quizá Euskal Herria sea lo más español que quede entonces.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Veamos, aquí hay que repreguntar ¿solo uno? para echártelas de cultureta. Así que nos mojaremos con uno, un volumen de cuentos de Scott Fitzgerald leído en un momento crítico de mi paso de la adolescencia a la juventud.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

Qué disparate. El mundo tiene encima demasiados cambios, lo que hay que hacer es revertir la mayor cantidad posible de ellos hasta dejarlo como en los finales del siglo XIX más o menos, la última etapa a escala humana de la historia.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

Oí a un Nobel recientemente ponderar mucho el bosón de Higgs, pero no me convenció. Diría la genética y la neurología pero a la vez, porque solo la genética desemboca en eugenesia y solo la neurología desemboca en viejos chochos. Que se equilibren entre sí, oiga.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

Veamos, un siglo. Pues sobrevendrá un ciclo revolucionario con sus totalitarismos triunfales, la gente morirá en masa -pero más discretamente que en Birkenau- y luego alguien rescatará de un desván un iPad con Tocqueville y Popper y Arendt y restaurará la corrupción urbanística y el sufragio universal y los Madrid-Barça.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

¿Ha visto usted un solo científico desaforado de los que entrevista Punset que tenga visos innegables de ser un hombre feliz? Y no digamos ya atractivo para las mujeres, cuestión a la que se reduce el busilis de la mejor filosofía.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

A Mourinho, por supuesto.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

A la falta de lecturas.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

En todo lo derivado de la falta de cultura, de la nivelación por lo bajo de los espíritus. La rebelión de las masas, etcétera.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

Evidente: en todos aquellos en los que el bien final supere claramente al mal mediante.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

El mío no, el único que hay: sus frutos, que dijo Jesús. Y como se inspiró en su Padre, no hay nada nuevo bajo el sol, o sea que toda la politología se reduce a la inteligencia de descubrir las analogías que nos brinda la historia y dar el aviso.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Libertad, claro. Libertad es lo que te hace simplemente humano. Y los humanos son desiguales desde la posturita del cigoto en el útero, o quizá antes. Si nos liberan, cada uno se igualará lo mejor que sepa.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Como me dijo un gran amigo agnóstico una vez, es bueno para el hombre vivir como si Alguien estuviera por encima de él. Eso al margen de que tengamos fe o no. Pero vamos, que el que no deja de creer en Dios acaba creyendo en cualquier otra cosa. Los ateos no existen.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

El insulto.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

Al pie de la letra.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

Si la pregunta escarba en algún tipo de sentimiento compasivo en mi corazón, lo encontrará. Decía Bernanos que la piedad es el único sentimiento más poderoso que el amor. Parece que esto no lo comparte el protestantismo estatalizado yanqui y que deberíamos incendiarnos nosotros contra su impiedad obscena, pero no hay que perder de vista que, serán meapilas y estiraos, pero tienen un 8,6% de paro.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

Por qué ciertos hermanos sudamericanos de modesta extracción ponen reaggetón a todo volumen con un móvil en el vagón de metro mientras le cuelgan los auriculares desconectados del puto cuello.

 

About these ads

Written by cristian campos

19 diciembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Marcel Gascón

with 2 comments

 

Marcel Gascón nació en 1985 en Castellón y es periodista. Desde 2009 escribe para EFE desde Bucarest. Puedes leerle en Terraza Slanic de la revista Jot Down y en sus crónicas para EFE publicadas en distintos medios.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

No lo sé ni me gusta planteármelo. Me da vértigo. Acabo pensando que no somos nada y que nada de lo que hacemos tiene importancia. Es una pregunta de curas y científicos osados.

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

La participación y las diferencias culturales.

3. ¿Y la más infravalorada?

La aristocracia. No la de sangre. Y también el uomo qualunque.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

Creo que dependerá mucho de Rajoy. De si sólo intenta sacar el país de la crisis o es capaz también de hacer recuperar la tensión espiritual a los españoles. Por supuesto no depende sólo de él y hay que ver cómo reacciona el paciente a la terapia. Si Rajoy aplica la cura que la gran mayoría sabe necesaria -la de la humildad, la ilusión, la disciplina, la responsabilidad y la trascendencia, en lo que sea-, la respuesta de la sociedad española nos mostrará su verdadera naturaleza. En otras palabras, si tiene solución o estamos abocados a la torcedura orgullosa del indignadismo. Con esta tremenda crisis creo que se decide la suerte de España.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

El blog de Arcadi Espada, sin ninguna duda. Cuando él lo preparaba yo empezaba periodismo en Madrid. Nada más conocer la facultad me invadió el desánimo y escribí al maestro Arcadi en busca de consejos. Recuerdo, entre otros, que vigilara el estómago. Utilísimo. Y cerraba el mensaje diciéndome que abría blog y que también era mío. Vaya si lo fue. Sus posts y los comentarios de muchos de sus seguidores son mi verdadera formación. El blog de Arcadi Espada ha puesto los fundamentos de mi pensamiento, me ha llevado a los mejores libros y me ha hecho incompatible a una edad muy temprana con un montón de estupideces y perversiones intelectuales. Es para mí motivo de orgullo y superioridad respecto a la gente de mi generación haber formado parte de aquello. Fue magnífico.

Y además de llevarme a conocer a gente brillantísima y a los periodistas que más admiro, el blog de Espada me dio trabajo. El jefe de la oficina de EFE para Europa del Sureste vino a Bucarest a buscar candidatos para la corresponsalía de Rumanía. Habló con las autoridades españolas aquí y el director del Cervantes se acordó de mí, que entonces vivía en España y hablaba rumano de mi año erasmus en Bucarest. A aquel director del Cervantes también le había conocido en el nickjournal del blog de Arcadi.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

Quizá lo que dijo Verónica Puertollano en la primera versión de su artículo en Letras Libres sobre Steve Jobs: “no conozco a nadie con verdadero talento que no trabaje esencialmente para cubrir sus propias exigencias“. Pues eso: trabajar, hacer para cubrir tus propias exigencias. O como decía en el artículo: “dirigirse a un mercado específico -¡yo también soy el mercado!- al que jamás ‘vendería basura“.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

Mi ignorancia en este campo sólo me permite pensar en los efectos. En aquella que nos haga vivir más, paliar el dolor y curar las enfermedades.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

En 100 años creo y espero que sí. Los cornetas de la decadencia de Occidente llevan mucho advirtiendo sin tener razón y sus análisis son interesados. Encuentran un placer enfermizo en denunciar la mala salud de la democracia y el libre mercado. No sé qué podría ocupar su lugar, pero teniendo en cuenta cómo han acabado todos los intentos, no soy capaz de imaginarme nada bueno que lo sustituya.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

Supongo que todo el sentido, por ejemplo en cuestiones morales.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

A los hijos de Nicolae Ceauescu, aunque sólo viva uno. O a algún franquista sentimental.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

A la disolución de la responsabilidad individual en la masa, totalitaria o aparentemente festiva.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

Como cantó Discépolo, en la degradación de la aristocracia. Sin entrar en análisis profundos, me gusta mucho el discurso de Albert Boadella en este sentido. Aunque quizá esto sea una consecuencia inevitable de la democracia -¡hasta cierto punto!

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

En muchos. En la vida privada lo aplicamos todos los días. En lo público, un buen límite podría ser que los medios no afecten nunca a los que no crean problemas. Dejar en paz al ciudadano honrado, porque pocas veces el ciudadano honrado pone en peligro fines estimables.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

El grado de libertad y compasión y los resultados económicos que su aplicación ha traído. En un nivel más concreto: el número de muertos que ha provocado. O el número de personas que huyen de los territorios donde se aplica, un criterio que va muy bien por ejemplo en Cuba. Cuando alguien loa las ventajas del sistema cubano, recordar los muchos que huyen a Miami y que no se conocen casos de inmigración desde el capitalismo a Cuba, cuando no media la pornografía ideológica.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué? 

Estoy con Isaiah Berlin en su incompatibilidad, pero creo que se puede encontrar un punto de equilibrio satisfactorio para la inmensa mayoría. Sin conocer Estados Unidos, creo que Europa Occidental está cerca de ese punto, trabas burocráticas apartes.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

A mí me gusta así y aquí, donde existe si uno quiere. Iba a acordarme del escandaloso caso del profesor Redeker, pero no creo que sea relevante porque donde es dios podría ser la nación o cualquier otro motivo sacro.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

La música manele, muy popular entre las capas populares rumanas y que produce cosas como esta.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

Mejor. Es como quería que fuera. Siempre quise ser corresponsal, pero viendo la crisis económica de los periódicos en España pensé que nunca llegaría a serlo. Y en ningún caso tan pronto.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

No. Por sentido de conservación, espanto a la devastación y muchos otros motivos parecidos. ¡Y mucho menos con las cámaras de televisión delante!

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

A muchas, no sabría elegir una.

 

Written by cristian campos

12 diciembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Bremaneur

with 8 comments

 

Sergio Campos Cacho. Bibliotecario. Mantiene desde el año 2008 su blog sobre libros viejos La biblioteca fantasma.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

Ni idea. ¿Por dinero, como todo?

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

El Fútbol Club Barcelona.

3. ¿Y la más infravalorada?

En España, la democracia.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

Veamos: hace cien años España era un hervidero de violencia terrorista y las casas compartían las letrinas (en alguna había un cartel: No ser guarros). Cincuenta después vivíamos en una dictadura y no había agua corriente en gran parte de los pueblos españoles. Desde marzo de 2004 nuestra moral se ha corrompido y sigue dando asco entrar en los lavabos de los bares. Todo parece indicar que dentro de cincuenta años seguiremos igual.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Muchos. La guerra de los botones, de Louis Pergaud, me enseñó que la infancia acaba en algún momento; Torrente Ballester y Cunqueiro prolongaron la felicidad que yo creía terminada. Y el blog de Arcadi Espada me hizo adulto.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

No gasto de eso. Para cambiar el mío me bastaría cumplir con las siete virtudes.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

En toda aquella que permita paliar el dolor.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

No lo sé. Si el 10 de marzo de 2004 fuimos incapaces de imaginar que solamente cuatro días después Carmen Chacón y Trinidad Jiménez exhibirían obscena e impunemente su éxtasis de felicidad tras el asesinato de 191 ciudadanos españoles, imaginar lo que puede pasar dentro de cien años en el mundo se me escapa. Poniéndome quinceeme, me gustaría que se vinculara democracia y trueque, a ver qué pasa.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

No entiendo por qué se continúa desligando ciencia y filosofía.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

Ya he escogido. Estoy escribiendo un libro sobre Enrique Castro Delgado, el agónico renegado del comunismo. Quedó en tierra de nadie, en su propia isla, como un Robinsón iracundo y sentimental. Escribió dos libros soberbios donde cuenta sus diabluras.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

A los siete pecados capitales, que es como decir a sí misma.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

En Madrid se ha impuesto el cruasánplancha y el pantumaca. Una aberración incomprensible que tiene su correlato en la lengua, en esa forma de expresar la degeneración de algo tan civilizado como el croissant y el pa amb tomàquet.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

En muchos, por ejemplo en todo lo que tenga que ver con la vida de nuestros hijos.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

En función de cómo consideran al ser humano. Las ideas políticas basadas  en la bondad del hombre parten de un error fundamental.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

No veo por qué han de enfrentarse. Don Quijote le dijo a Sancho que la libertad es uno de los más preciosos dones que el cielo dio a los hombres. La igualdad -hablo de la igualdad ante la ley- también lo es, aunque sea un regalo que los hombres se han hecho a sí mismos.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

En un mundo en el que existiera un Dios vivalavirgen y yo fuera su supremo sacerdote, rodeado de valquirias, exquisitas millesimés, ostras, caviar, borraja (que es muy sana), sin que mi parroquia supiera lo que es una azada, un pico, una pala, y donde en la bandera de cada país -esto es inevitable- campeara una bota henchida.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

Ser un poco cabroncete.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

Yo nunca he tenido 20 años. Y mi vida no es como la imaginaba de pequeño, sino mucho peor. Ahora me conformo con seguir la máxima del pintor Almada Negreriros: ni pesimista, ni optimista; no hay malentendidos entre la vida y yo.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

No, me parece una felonía burocrática. La ley debería conceder un margen para el error, en este caso el impago de 75 cochinos dólares.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

A muchísimas. Soy un ignorante.

 

Written by cristian campos

2 diciembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Pablo Mediavilla Costa

with 11 comments

 

Pablo Mediavilla Costa es periodista. No tiene trabajo, pero escribe en Jot Down, FronteraD y en su twitter.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

Nunca fui el niño de Annie Hall aterrado por la expansión del Universo. Estaba jugando al fútbol con mis amigos y no sabía nada de nada, pero disfrutaba del algo de sol a sol. Sigo igual, pero veo al Madrid por la tele.

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

El bien común. Sobrevalorada y mortífera.

3. ¿Y la más infravalorada?

El derecho a pasar solo por la vida sin interferencias ni castigos.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

Mejor que nunca, aunque decirlo estará mal visto, como siempre.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Quiero ser inequívoco en la quinta enmienda, siempre importante. Soy periodista. Nacido en Barcelona. Diarios de Arcadi Espada fue como un desactivador de minas, las que se encuentra uno cuando escribe sobre la realidad y las del paisaje provinciano en el que tocó crecer como profesional. Llevar un Espada bajo el brazo en clases donde nos adoctrinaban en la inexistencia de la objetividad y un poco bastante en la patria catalana. Divertidísimo.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

Confiar la toma de decisiones a los sanos de cuerpo, mente y corazón.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

En todos los que se aguanten solitos e irrefutables frente a la superstición. Creo que la neurociencia llegará en breve a producir un making of fascinante de lo que hemos sido y hecho hasta ahora y de lo que seremos y haremos en adelante.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

Claro que sí. Alguien les habrá cambiado el nombre por algo menos grave, pero funcionarán mucho mejor.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

Lo sigue teniendo, pero va chupando rueda y cuesta arriba.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

Tendría que ser de oficio, pero a cualquier diablo que no se hubiera manchado las manos de sangre a propósito y que me contara toda la verdad.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

Que China quiera el juguete de Estados Unidos y no haya ningún adulto con dos dedos de frente alrededor.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

No rescataría nada del pasado para sustituirlo en su forma presente. Sería un fraude y luego un desastre.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

Sin caer en canalladas, la opción que nos ha traído hasta aquí es fijar el fin y luego buscar los medios adecuados para llegar a él. Lo aprendí, de forma física, en la estación de autobuses de Cochabamba.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

El oxígeno que nos dejen a todos una vez cierran la compuerta, a ser posible en estancias individuales con baño propio. Prefiero pagar el alquiler de mi piso en la malvada Madrid que podar rosas y plantar calçots en una dacha de Castelldefels.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

La igualdad no existe, pero cuando balbuceamos la palabra igualdad hablamos de libertad.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Es una pérdida de tiempo, en este mundo esa inquietud ya está superada. Que muy pocos lo hayan advertido y el resto siga hablando solo es una circunstancia pasajera.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

No lo hay. Los he ido rescantando a todos del cuarto oscuro de la culpabilidad hasta dejarlo vacío, barrido y con una bombilla pelada.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

No y con menos dinero. El otro día calculé lo que me queda aquí y descarté las aventuras de Asia/Pacífico. Aprovecho para decir que busco uno de esos extraños trabajos que pagan las facturas.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

Hay mucha gente por ahí que tiene la razón de su lado, pero luego, torpe o despiadadamente, elige el peor camino para que esa verdad se abra paso. No hubiera dejado que se quemara la casa, pero hubiera obligado al propietario a arrimar el hombro.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

¿Por qué lo bueno avanza tan despacio y lo malo desaparece todavía más despacio? Al revés sería un pandemónium maravilloso.

 

Written by cristian campos

25 noviembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Ana Nuño

leave a comment »

 

Ana Nuño es escritora atea, indiferente al dogma de la Santísima Trinidad (Internet, el Blog y el Twitter Santo).

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

¿Dónde?

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

El Estado providente.

3. ¿Y la más infravalorada?

Que para ser sujeto de derechos, también hay que serlo de deberes.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

Como quieran los nietos de la madre que los parió.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Casi todos los que he leído. El primero fue Le Temple du Soleil: con este Tintín aprendí a caminar en francés. Y aprender otra lengua es el más efectivo cambio de forma de pensar que conozco. Subrayo: efectivo.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

No sé el de otros, pero el mío sin duda cambiaría (ostras, nen: cuánto “cambio” en tus preguntas… háztelo mirar) si adoptara la receta de la baronesa Blixen: ostras (ejem) y champán. Y en los meses sin erre, espárragos en lugar de las señaladas. O higos frescos. Eso sí: siempre champán. Francés, oi? Nada de cava y otros sucedáneos tercermundistas.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

En ninguno que justifique el eugenismo. Porque el camino que conduce a la ilusión de la perfección siempre está empedrado de muerte.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

Me aburren los futuribles políticos. Basta ver que la democracia y el libre mercado siguen siendo hoy la excepción.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

Por supuesto. Y no sólo ahora, como van pregonando los autodidactas españoles que acaban de descubrir la fórmula del café con leche leyendo a Pinker & demás divulgadores… sino desde que Frege, Russell, el Círculo de Viena y el adorable Wittgenstein liberaron a la filosofía del fardo de la charlatanería y los falsos problemas (el Ser y el No-Ser, el en-sí y el para-sí, etc.), permitiéndole descubrir su más limpia vocación: obligar (a los científicos, sobre todo) a formular correctamente los verdaderos problemas.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

Ahorita mismo, como dicen los venezolanos, a Hugo Rafael Chávez Frías.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

La humanidad.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

En todos los que era inevitable que lo hiciera.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

Me limito a constatar que en cualquiera de los que importan a la mayoría de los hombres: poder, dinero y fama.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

La maldad, cuando es posible responder afirmativamente la pregunta: ¿viviríamos mejor con otra?

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Como uno de esos libros que cambió mi forma de pensar es On Liberty, no puedo considerar estos dos conceptos sub specie aeternitatis.

Libertad, para John Stuart Mill, es individualidad; igualdad, sinónimo de autoridad de la sociedad. Y si le hacemos caso, la autoridad de la sociedad viola la libertad cada vez que desconoce la primacía –real– de los individuos. Uno a uno.

Pero Mill también añade esto, que suelen olvidar los ultraliberales que se reclaman de sus ideas y que yo suscribo: que de la correcta observancia de la una se desprende el justo accionar de la otra.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Su pregunta es el típico falso problema: no puedo escoger una opción que incluya A, cuando A no tiene sentido (que es, esto aparte, la aporía de la fe.)

17. ¿Cuál es su placer culpable?

El que Walter Raleigh trajo de América a Europa. Y no, no son las patatas.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

A los 20 años aprendía, viajaba, follaba mucho y comía divinamente en los tres estrellas de Francia. Ahora sigo aprendiendo y viajando, follo menos y como divinamente: porque entretanto, he aprendido a cocinar.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

No. Porque en un mundo sin A, somos lo que hemos aceptado ser y hacer. Y si resulta que soy bombero, he aceptado apagar incendios.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

A ninguna. Hélas.

 

Written by cristian campos

21 noviembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Rafael Mateos García

leave a comment »

 

A Rafael Mateos García lo pueden encontrar en su imprescindible blog Sol y moscas.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

¿Existe la nada o sólo es un concepto mental? A lo mejor siempre ha habido algo.

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

El entusiasmo.

3. ¿Y la más infravalorada?

El escepticismo.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años?

De plástico.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Las crónicas de Joaquín Vidal.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

No hay manera de cogerle el punto, el guiso va alterándose continuamente. Es como en el mundo de Huxley, demasiada felicidad y queda soso.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

Esperanzas pocas, intento hacer caso a la madre de Shtrum.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

En algún lado existirán, como hoy existen los amish. Pero no pierdo mucho el tiempo con el futuro.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

La ciencia sin filosofía queda reducida a técnica. Mengele podría ganar el Nobel.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

Al ser humano.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

La estupidez y las prisas.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

Por lo general, a nivel estético. Un exceso de utilitarismo. Sólo hay que comparar un lansquenete o un húsar con un marine.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

En defensa propia, pero es una cuestión peliaguda.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

La cantidad y tipo de sacrificio que pide.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Libertad para sacar la espada (Homilía del ratón).

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Creo que con seres humanos de por medio da todo un poco igual.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

Tengo muchos.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

Ni en general, ni en particular. El futuro no es lo mío.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

No, el dinero no es lo primero.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

¿Importa algo?

 

Written by cristian campos

18 noviembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Jordi de la Torre

leave a comment »

 

Jordi de la Torre es economista. Pueden encontrarlo en su blog y en su twitter.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

Me parece una formulación injusta. Yo creo que más bien predomina la nada, ¿no? No es bueno obsesionarse con la anécdota.

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

Una idea muy sobrevalorada es la del propio alcance del poder de los políticos. Supongo que no es directamente una idea política pero creo que sí está en la base de muchas ideas políticas.

3. ¿Y la más infravalorada?

El rol del azar en los fenómenos sociales.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

Llena de viejos.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

The tempting of America. The political seduction of the law, de Robert Bork. Fue el primer libro que leí entero con el ipad. Antes pensaba que no sería lo mismo y que siempre preferiría leer el libro en papel. Después ya no.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

Algo sencillo y con mucho potencial sería que la gente estudiara economía y estadística en el colegio.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

Me gustaría ver progreso en la ciencia de la educación: ¿se imaginan que de repente ganáramos estos 20 años que ahora desperdiciamos?

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

Existen ahora, por lo tanto lo más probable es que sigan existiendo en el futuro.

Algo más sobre el tema del mercado. Se me hace impensable una alternativa, creo que no ha existido nunca. La URSS era una economía de mercado, Corea del Norte es una economía de mercado. Lo que pasa es que los agentes que actúan en esos mercados tienen unos incentivos distintos a los de los agentes de las llamadas habitualmente  economías de mercado y precisamente porque el mercado sigue funcionando los resultados son tan desastrosos.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

No veo ninguna razón para pensar que no, pero mi conocimiento de las dos industrias es muy superficial. Si quiere decir que más gente intentará utilizar herramientas de la ciencia para producir filosofía, seguro, y puede que salga algo interesante. Pero no veo que esto tenga que cambiar el sentido que pueda tener la filosofía.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

A Paul Krugman.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años? 

Supongo que parte de la razón por la que es el mayor es precisamente que ahora mismo lo desconocemos.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

En el siglo XX, durante bastantes años, la aviación comercial permitía volar entre Europa y los EE UU en apenas tres horas (con el Concorde). Ahora ya no. Aunque en realidad, aunque a mí me moleste, la humanidad está probablemente mejor así. El Concorde era económicamente ruinoso.

Otra cosa: en EEUU durante el siglo XX se erradicaron las pulgas de cama, según dicen gracias a la DDT. Después se prohibió el DDT y la plaga ha vuelto. Les puedo asegurar que sus picaduras son espantosas.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

Creo que la idea de que el fin no justifica los medios simplemente esconde incertidumbre sobre los fines. Es verdad que puede ser muy complejo definir de forma precisa estos fines, así que puede ser útil la precaución de creer que el fin no justifica los medios, para evitar errores catastróficos. Es una manera de descomponer los fines en constituyentes más fáciles de procesar para nuestros cerebros.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

No es fácil encontrar un único criterio que permita evaluar información tan compleja a un coste razonable. Yo, que soy bastante vago, dejo que los otros hagan el trabajo por mí: me fijo en la opinión de los socialdemócratas y estoy sistemáticamente en contra de lo que les gusta. No es un criterio infalible, claro, pero creo que tiende a minimizar los errores. Y es relativamente fácil de usar.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Creo que lo único que está en nuestras manos es lo primero.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Que no. Me parecería una temeridad arriesgarse a un cambio tan bestia con tan poca información.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

Dejar las cosas para otro día.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

No, y eso que no ha pasado mucho tiempo… No he conseguido casi nada de lo que quería entonces.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

Hombre, me parece un poco peligroso dejar que el fuego arda sin hacer nada, simplemente por el riesgo para las otras casas (que sí habían pagado) y para los propios bomberos allí presentes. Dadas las circunstancias no sé si me podría permitir el lujo de hacer justicia.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

A todas las que nunca me formularé. Es un drama.

 

Written by cristian campos

14 noviembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Javier López Vivas

with 3 comments

 

Javier López Vivas fue periodista de Factual.es. Lo que queda de él lo encontrarán en su blog de Hamburgo.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

Me hieres en el centro más profundo / Pues conoces que el hombre no tolera / Estar vivo sin más: como en un juego trágico / Necesita apostar su vida en algo, / Algo de que alza un ídolo, aunque con barro sea, / Y antes que confesar su engaño, quiere muerte.” (Luis Cernuda)

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

Las revoluciones que invocan al pueblo.

3. ¿Y la más infravalorada?

El reformismo.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

No tengo interés por cuestiones esencialistas.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Me pasa como a Roger Corcho: no fue un libro, sino un blog el que cambió mi vida.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo? 

Montaigne.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

En la que no tengo ninguna esperanza: las llamadas ciencias sociales mientras sigan dando la espalda al método científico.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

Espero que así sea. Esa combinación de democracia y libre mercado nos ha permitido la libertad individual y ha sido el mejor sistema reductor de desigualdades. No alcanzo a ver mejor alternativa. Y por optimismo racional, no puedo imaginar algo peor.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

Más allá de un interés historiográfico, ya nadie lee el Tratado de química de Lavoisier o algún otro tratado científico anterior al siglo XX, si es ciencia lo que quiere saber. Sin embargo, seguimos leyendo la Ética de Aristóteles y Spinoza, así como De la libertad de Stuart Mill o La democracia en América de Tocqueville.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

A Batman.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

En que cada vez aumenta más el número de tontos que piensan.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno? 

La capacidad de autodestrucción, la superpoblación y el que antes los tontos no pensaban y no existía Internet para divulgar sus tonterías.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

En democracia, por decirlo con Camus, es el medio el que justifica el fin. En el amor y en la guerra, cualquier medio es un buen fin.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

El número de estúpidos que la jaleen.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Esto es como preguntarle a un niño a quien quiere más, si a papá o a mamá.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Preferiría uno en el que dios se escribiera en minúscula y en plural.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

Los poetas.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

Me remito a la respuesta 20.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

No, por deber de auxilio.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás? 

¿Por qué Cristian Campos me envió este cuestionario? Me siento como un telonero de barrio entre tanta estrella de rock.

 

Written by cristian campos

11 noviembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Ariadna Ferret

with 6 comments

 

Ariadna Ferret es editora de moda. Pueden encontrarla en Fashionisima.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada? 

Porque tiende a sobrar siempre de todo.

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

La democracia. No creo que el poder haya estado jamás en manos del pueblo.

3. ¿Y la más infravalorada?

El individualismo, que ni siquiera creo que sea una idea política. No sé, no me interesa nada la política.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años? 

No sé ni cómo será España mañana, pero me imagino que lo mismo.

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Ningún libro ha cambiado mi forma de pensar. Tal vez leo poco o quizás es que no creo que los libros estén hechos para eso.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

A Spoonfull of Sugar a lo Mary Poppins. O sea, el gusto por el trabajo bien hecho.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

En la antropología. Porque cuando todos aceptemos que el hombre es un animal, nos daremos cuenta de que siempre hemos sido igual (de previsibles).

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

Me temo que sí. No creo que dentro de un siglo estemos preparados para emanciparnos. No sé si lo estaremos nunca. Tal vez no esté en nuestra naturaleza.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia? 

La filosofía nunca ha tenido sentido fuera de la ciencia; vamos, cuando es poesía.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

A John Galliano tras su expulsión de Dior.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

Al mal gusto, que no deja de ser falta de criterio.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

En la pasión por el fútbol. Por decir algo.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

El fin siempre justifica los medios. El problema no es el cómo, sino el qué.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

Ya he dicho que no me interesa la política, así que si llego a enterarme de algo es que es malo. De ahí que genere ruido.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Libertad. Es lo que debería hacernos responsables y, por lo tanto, iguales.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Como ya conozco este mundo, me gustaría probar uno en el que existiera un Dios. Más que nada porque también existiría el diablo y todas sus criaturas de inframundo: vampiros, zombis… La magia sería posible y el día a día mucho más interesante.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

Fácil: los dulces.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

Creo que no, pero no recuerdo qué imaginaba entonces. Y ahora soy incapaz de imaginar cómo será mi semana que viene.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

No sé si la casa se habría quemado o no, pero sin duda alguna habría hecho lo posible para evitarlo. Se supone que ese es el trabajo de un bombero.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

No me hago tantas preguntas.

 

Written by cristian campos

7 noviembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

El cuestionario del Pandemonium. Hoy, Julio Valdeón Blanco

with one comment

 

Julio Valdeón Blanco es escritor. Pueden encontrarlo aquí.

 

1. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

Bastante tenemos con indagar el cuándo, no digamos ya el cómo, para encima engolar la voz y mentar el dichoso porqué.

2. ¿Cuál es la idea política más sobrevalorada de la historia?

El pueblo y su repugnante incubadora, la patria, y viceversa.

3. ¿Y la más infravalorada?

La ciudadanía y su matrona, la ilustración.

4. ¿Cómo cree que será España dentro de 50 años?

Escribo a la pieza. Si ya me cuesta intuir cuánto cobraré el mes que viene, ¡cómo voy a predecir el futuro de España!

5. ¿Qué libro cambió su forma de pensar y en qué sentido lo hizo?

Muchos. Cada uno, añadiendo cuestiones o problemas. Ayudándome a replantear lo que creía saber. Por ejemplo, los de Emilio Lledó, o los de Fernando Savater o, muy distintos, los de Norman Mailer. O En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, o los de Bertrand Rusell. O los de mi querido paisano, Miguel Delibes. O los diarios de Pla, esenciales para aliviar mi natural tendencia al arrebato. O Manuel Vázquez Montalbán. O Raval, del amor a los niños, entre otros libros de Arcadi Espada, por aquello de comprender, al fin, qué significa ser periodista. Tantos títulos, todos válidos, ricos y vibrantes.

6. ¿Cuál es su receta para cambiar el mundo?

Ni quiero ni aspiro a cambiarlo. Me gusta el mundo. Claro que poco a poco cambia, muta, no sé si a mejor. Bueno, sí, a mejor. Los ensayos de Montaigne y Voltaire, las constituciones liberales, los antibióticos… son muchos los pequeños aliños que han ido mejorando el sabor del puchero.

7. ¿En qué proyecto, investigación o rama de la ciencia tiene puestas más esperanzas y por qué?

Estoy con Woody Allen: el orgasmatrón.

8. ¿Seguirán existiendo la democracia y el libre mercado dentro de 100 años? Si cree que no será así, ¿qué tipo de organización política y/o económica ocupará su lugar?

No. Todo se decidirá en asamblea en la Puerta del Sol.

9. ¿Sigue teniendo la filosofía algún sentido en la era de la ciencia?

La filosofía de tradición ilustrada no es incompatible con la ciencia. Opera en un campo complementario. Plantea cuestiones ajenas al laboratorio. Reflexionar sobre la democracia, la libertad, el erotismo o la justicia, estimular el pensamiento crítico, el racionalismo, es tarea del buen filósofo. El buen científico, además, incluso necesariamente, también será un humanista.

10. Si tuviera que trabajar como abogado del diablo, ¿a quién o qué escogería como cliente?

Me conformaría con tener un gramo del coraje, la dignidad y la elegancia de Gregory Peck en Matar un ruiseñor, defienda a dios o al diablo.

11. ¿Cuál es el mayor peligro al que se enfrentará la humanidad durante los próximos años?

El fanatismo, religioso o nacionalista. También me preocupa que, asqueados por la pila de cadáveres acumulados por dos siglos de utopías socialistas, deflagremos cualquier posibilidad de elaborar una razón crítica al pensamiento unánime, que recemos de la manita el catecismo neoliberal, ya saben, la guasa de que el mercado corrige todo y no requiere dodotis. Capitalismo de rostro humano, dicen, como si el canibalismo financiero no estuviera basado exclusivamente en la acumulación de riquezas. O como si, más prosaicamente, hubiera perdido su rostro en accidente automovilístico: pregunten a Schröder, Blair, González, Clinton o Aznar por sus actuales trabajos. ¿Rostro humano? Con nombres y apellidos.

12. ¿En qué aspectos concretos ha empeorado la humanidad con respecto a los siglos anteriores, si es que cree que lo ha hecho en alguno?

Más que empeorado sorprende, o desespera, que fantasmas que creíamos debilitados, como la religión, el nacionalismo o el racismo, vuelvan felices y rearmados.

13. ¿En qué casos el fin justifica los medios, si es que cree que lo hace en alguno?

En la defensa de la libertad, y ni siquiera. Uno de los errores trágicos de la izquierda fue defender que frente a la injusticia ciertos comportamientos violentos estaban justificados. El ejemplo de Martin Luther King demuestra que las vías pacíficas contra la injusticia no sólo son más aconsejables, también más eficaces y sólidas. Quienes dicen que el fin justifica los medios, etc., deben de ser firmes defensores de la razón de Estado, por ejemplo en el caso del GAL, pero si algo demuestra la heroica lucha del Estado español contra el terrorismo es que las vías democráticas, siendo por naturaleza de digestión lenta, son las únicas merecedoras de aplauso.

14. ¿Cuál es su criterio para medir la bondad o la maldad de una determinada idea política?

El daño que cause a las personas. Lo alejada que esté de la triada enunciada por la revolución francesa, ya sabe, Libertad, Igualdad y Fraternidad. Por supuesto, me contradigo: la guillotina casa mal con mi anterior respuesta. Es lo que tiene, ay, no haber ensayado ante el espejo.

15. ¿Libertad o igualdad? ¿Por qué?

Ciertamente acentuamos tanto las virtudes de la igualdad que olvidamos que sin la libertad era inconcebible. Pero no hay una sin la otra. Desposeídos de igualdad jurídica, o con amplios sectores víctimas de una brutal desigualdad económica, tampoco hay auténtica libertad y es imposible competir y/o progresar en buena lid.

16. Si pudiera escoger, ¿preferiría vivir en un mundo en el que dios existiera o uno en el que no? ¿Por qué?

Planteárselo resulta ocioso, y el ocio prefiero dedicarlo a cuestiones más acuciantes. Por ejemplo, ¿qué cenaré este fin de semana? ¿Sushi o gazpacho? Yo, siguiendo de nuevo a Woody Allen, antes que vivir en el corazón de los lectores o, para el caso, en un mundo en el que dios existiera, preferiría seguir viviendo en mi apartamento.

17. ¿Cuál es su placer culpable?

Los placeres son fabulosos siempre y cuando no hagan daño a terceros. Bastante tengo con las miserias como para encima sentirme culpable por los placeres.

18. ¿Es su vida como se la había imaginado a los 20 años?

Más o menos. Aunque nunca pensé que viviría en Nueva York. Aspiraba a ser feliz, o sea, en mi caso, a ser escritor profesional y rodearme de gente a la que quiero y me quiere. Lo primero, a mordiscos, con notables vaivenes, lo he conseguido. Lo segundo siempre lo he disfrutado, ahora incluso mejorado, con una mujer excepcional a mi lado.

19. En el hipotético caso de que usted fuera uno de los bomberos de esta noticia, ¿habría dejado que se quemara la casa? ¿Por qué?

Cielos, quiero creer que no. Que no soy tan hijo de puta. De todas formas hay detalles en la noticia que se me escapan, que no comprendo. No sé si creérmela del todo.

20. ¿A qué pregunta no ha encontrado respuesta aún y cree que no la encontrará jamás?

Pues, por ejemplo, ¿por qué tengo tanta suerte que casi todo lo que me gusta es legal, nada hay en ello de inmoral y, encima, como y no engordo (demasiado)?

 

Written by cristian campos

4 noviembre, 2011 at 7:00

Publicado en cuestionario

Etiquetado con

%d personas les gusta esto: