el pandemonium

Turno de palabra para los 1000 papagayos

with 58 comments

 

De todos los efectos colaterales cargantes de la democracia, uno de los más molestos es el que obliga a aguantar en posición de firmes el turno de palabra de las decenas de miles de internos del manicomio digital. En eso ha degenerado la muy igualitaria internet: en una asamblea con overbooking en la que hasta el encargado del botijo se siente con ánimos de subir a la tarima y declamar su delirio macabeo sobre la nada. Y así se nos van pasando los años a los cuerdos, empantanados en un debate estéril y más que raso, subterráneo, en el que a diario, de forma inexorable, acabamos debatiendo con no sé sabe bien quién acerca de algún tema que creíamos superado hace tiempo por ese gran logro que es la alfabetización universal. Como un Sísifo moderno condenado a troncharse la columna empujando la piedra de los pilares de la civilización ladera arriba sólo para que, al llegar a la cima, un troll con pretensiones le arree una patada y la haga rodar de nuevo hasta el pie de la colina. Y eso una vez, y otra, y otra, y otra… En España últimamente son temas de debate, por citar algunos absurdos ejemplos, la democracia representativa, la vacunación infantil, la supuesta obligatoriedad de la baja maternal, la necesidad de cumplir los contratos que uno firma libremente, la de pagar nuestras deudas con el prójimo o el derecho de propiedad. Como si acabáramos de salir de la cueva con la cachiporra y las greñas al viento y no acarreáramos ya varios siglos de civilización, de filosofía y de derecho a cuestas.

Ayer Arcadi Espada intentaba elevar el debate por encima de ese nivel coleóptero al que estamos ya tan habituados, aludiendo a este texto, y le caía encima la ira de los 1.000 hijos del Megaupload.

 

 

Si cito el artículo de Arcadi Espada y la orgía de tontería tuitera que le siguió es para contextualizar. Lo que me interesa es esta frase del texto de Enrique Dans, publicado en Expansión:

Ningún sitio construido con la aprobación de la industria ha logrado ser competitivo frente al P2P, debido a las presiones a las que los someten las empresas discográficas (…) el problema no son los artistas, sino los intermediarios“.

Dejemos de lado que iTunes o Spotify sí han logrado ser competitivos, y que lo serían aún más sin la competencia de la piratería.

Dejemos de lado que el mercado de suscripciones de música por streaming y de descargas legales no deja de aumentar año a año.

Lo que no podemos dejar de lado es eso de “competitivo frente al P2P“.

¿Pero qué argumento es ese? ¿Cómo va a ser competitivo un negocio legal frente al robo y la distribución gratuita de lo robado? ¿Desde cuándo juegan en la misma liga? ¿A estas alturas del siglo 21 vamos a ponernos a debatir la necesidad, la legitimidad y la pertinencia del derecho de propiedad? El derecho de propiedad ajeno, por supuesto, que el propio lo tenemos claro como el agua cristalina del lago de Thun.

Y luego está ese mantra de la maldad de los intermediarios. A ver si nos aclaramos: en una economía capitalista, todos somos intermediarios entre aquel que nos precede en la cadena de producción y aquel que nos sucede en ella. Argumentar que en una economía competitiva y medianamente libre existen elementos de la cadena que pueden ser eliminados sin que el producto final no sólo no se resienta, sino que se beneficie de ello, es absurdo: si eso fuera cierto ya se habría encargado el mercado de depurarlos mucho antes de que a nadie se le ocurriera pedirlo. Así que si las discográficas, esas viles intermediarias, han logrado sobrevivir a lo largo de más de un siglo de industria musical es porque han cumplido una función concreta, razonable, útil y necesaria. Concreta, razonable, útil y necesaria hasta que el robo masivo de productos culturales ha caído en ese fascinante limbo de lo delictivo pero no punible. Que el cadáver de Frank Zappa explique dónde estarían sus discos ahora sin el trabajo, la pasta y la santa paciencia de esas discográficas de las que tanto se choteaba en su momento pero que le permitieron convertirse en un artista de culto para selectas minorías.

Pero sí: en realidad Dans tiene razón. ¿Qué negocio legal va a poder competir con el robo masivo e impune llevado a cabo por la chusma digital?

Aunque lo que jode en realidad a nivel epidérmico no es tanto el pillaje, el saqueo y la rapiña, delitos que solían ser castigados en tiempos de guerra con la ejecución inmediata del listo de turno, como el que hecho de que los neutrinos de la nada digital los hayan rebautizado como “replanteamiento de los derechos de propiedad intelectual“. Con dos cojones: te roban por tu bien, para que te modernices. Como si al robo del monedero de la abuela lo llamaran ahora “replanteamiento de la dinámica redistributiva del sistema de pensiones“.

A ver: robad y robad en paz, hermanos, pero dejad la inventiva en casa.

 

Acerca de estos anuncios

Written by cristian campos

14 diciembre, 2011 at 7:00

58 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Jaja, los mil hijos de Megaupload es una gran ocurrencia. La Santa Alianza del Bajoneo se abate sobre España, no sin antes profanar los huesos de Álvarez de Castro y de un señor que pagaba por todos sus cedés. Los esparcieron y escupieron sobre ellos. Más tarde los adornaron con un bello escíbalo fecal.

    En los tiempos en que íbamos al Rastro a comprar las cintas piratas de Judas Priest, veías al vendedor cabizbajo cuando la policía lo enchironaba. Ahora el vendedor le pega dos hostias al madero y luego le llama racista. La llaneza y el compadreo es lo que tienen.

    Yo no voy a ser hipócrita. Me descargo películas y las veo en Megavideo. Pero tampoco se me ocurre jactarme de ello. Lo hago por lo bajini. Es cierto que también compro. Que menudos blu-rays hay ahora por 8 euros con dos películas.

    También la industria es más perezosa que yo un día de resaca, porque miren ustedes la chapuza de Libranda con el libro electrónico que más bien parecía que no querían vender libros electrónicos. Ha tenido que venir Amazon a hacerlo fácilito.

    Pero es nuestra moral. Mi moral. La de siempre. La que nos hace indignarnos con Camps, mientras comemos la fabada, y luego no queremos que el fontanero nos haga factura.

    Yo creo que el fallo ha sido elegir a un señor como Caco Senante -tan orondo él- como representante de aquellos a quienes se estaba robando el pan. Es bromita.

    Besitos y abrazos.

    Juan Pablo Arenas (@arenasjp)

    14 diciembre, 2011 at 7:26

    • Es que esto de piratear debería ser como el porno: en casita y a solas. Ir por ahí haciendo gala de ello, pues mire, como que no.

      Abrazo.

      cristian campos

      14 diciembre, 2011 at 17:59

  2. Y me acordaba yo de un texto de Gustavo Bueno que habían enlazado en Kaos en la Red, creo. Uno de estos kindergarten del leninismo.

    El texto de Gustavo Bueno estaba a favor de la pena de muerte de los terroristas, pero lo divertido era uno de los papagayos que comentaba a pie de página.

    Venía a decir el papagayo: “No conocia a este tal Bueno, pero se ve que es un fascista. A ver si me vais dando razones para meterme con él”.

    Es decir: ni entendía las argumentaciones de Bueno ni quería entenderlas.Tampoco tenía ideas propias con las que contradecir a Bueno. Solo sabía que tenía que estar en contra. Como el Pitufo Gruñón. Así que pedía prestadas las piedras a sus compañeros para írselas tirando al viejo fascista carcamal.

    Como en La Vida de Brian con el tipo que vende barbas postizas para asistir a la lapidación. Algo así.

    Juan Pablo Arenas (@arenasjp)

    14 diciembre, 2011 at 7:49

    • ¡Buenísimo! “Se alquila indignado. Razón, aquí. Tú me das las razones y yo la lío parda”.

      Sign of the times.

      cristian campos

      14 diciembre, 2011 at 18:00

  3. Al lado de esa frase de Dans me gustaría poner esta otra de Arcadi: «Copiar es mucho peor que robar, al delito penal añade la alevosía del eufemismo».
    ¿Esto eleva el debate, lo rebaja o no le afecta?

    Antonio

    14 diciembre, 2011 at 8:05

    • Deduzco que lo que viene a decir Arcadi Espada es que si al delito le sumas el intento de dignificar el delito, tienes doble delito. Yo lo llamo “el recochineo”. Él es más elegante y lo llama “alevosía del eufemismo”, pero viene a ser lo mismo.

      cristian campos

      14 diciembre, 2011 at 18:02

      • Muy bien. Y me podría explicar:
        1. ¿por qué llamar copiar a copiar es recochineo? ¿Habría que inventar otra palabra para ese tipo de “delito”?
        2. Y más en lo básico, algo que no acabo de ver claro, y lo digo totalmente en serio: ¿copiar algo es con toda seguridad al menos igual que robar (y luego algo más)? ¿Me lo puede explicar?

        Antonio

        14 diciembre, 2011 at 18:18

      • Vamos a ver: si existiera la tecnología para copiar un Ferrari en tu casa, a coste cero y de forma totalmente impune, a partir de un Ferrari original cuyas “coordenadas de fabricación” alguien te ha proporcionado ilegalmente, ¿cómo le llamarías tú a eso? ¿”Copia”? Yo lo llamo robo. Jurídicamente, a eso se le llama “identidad de razón”.

        cristian campos

        14 diciembre, 2011 at 18:54

    • There are definitely loads of pcrliautars like that to take into consideration. That is a great point to carry up. I provide the thoughts above as basic inspiration however clearly there are questions like the one you deliver up where the most important factor shall be working in honest good faith. I don?t know if greatest practices have emerged round things like that, but I am sure that your job is clearly recognized as a good game. Each boys and girls really feel the impression of only a moment’s pleasure, for the rest of their lives.

      Doug

      1 abril, 2013 at 13:44

  4. El debate sobre los derechos de autor en España tiene un enorme handicap, tan grande como ese piedro de Sísifo que señalas: la obscena coyunda, retransmitida en directo y sin censura ninguna, entre Gobierno ZP y eso que se ha dado en llamar “La Ceja”.
    Es intolerable que una panda de millonarios, a los que se les ven los billetes de 500 asomando por el bolsillo, se dedique un dia sí y otro también a insultar a la ciudadanía en general, con adjetivos como “chorizos”, “ladrones”, “piratas” y lindezas de ese tipo, al mismo tiempo que se meten el nabo en la bragueta, húmedo tras una visita a algún despacho ministerial o a la salida de la misma Moncloa.
    Sobre todo, que nos insulten después de haber pagado un impuesto “por-si-acaso”, como es el canon digital, y que se está aplicando de manera tan general que se cobra hasta por los CDs que te entregan en las clinicas, con resultados médicos de ecografias y similares. Eso es inaceptable, se mire como se mire.

    Y sobre la polémica en cuestion, a mí Enrique Dans me parece un bocas, uno que se ha creido gurú de algo que en realidad no domina, y que con este ataque va a perder más que ganar.

    Brandelmosca

    14 diciembre, 2011 at 9:24

    • La coyunda era relativamente obscena (las he visto más obscenas), pero una cosa no quita la otra. Aunque todos y cada uno de los creativos de este país fueran unos soberanos mierdas, que evidentemente no lo son, seguiría siendo delito robarles.

      Lo del canon es la mejor de las malas soluciones, estoy de acuerdo con eso. También es verdad que usted paga canones como este a diario sin tanta algarabía, pero bueno…

      cristian campos

      14 diciembre, 2011 at 18:07

      • “Lo del canon es la mejor de las malas soluciones”

        “malas soluciones” sí que es un buen eufemismo (aka recochineo) para no reconocer la injusticia manifiesta del cobro preventivo a todos.

        Antonio

        14 diciembre, 2011 at 18:22

      • Desde luego que he pagado canones sin rechistar: por ejemplo, me he hartado de pagar entre 2500 y 3000 pelas por CDs de los que solo dos temas valian la pena. El resto solía ser un “canon” de morralla de tan baja calidad que a sus autores les debería haber dado vergüenza haberlos perpetrado.

        Ahora ¿que solo hay dos temas que me gustan? Pues me meto en iTunes y pago 0,99 euros por cada uno. El resto, lo siento, pero que se los quede quien los ha parido.

        Y si no estan en iTunes, por vete tu a saber qué sicalíptico motivo, pues mebuscolavida® de alguna manera. El plástico giratorio fenecerá del mismo modo que fenecieron el quinqué o los ligueros para calzas masculinas.

        Brandelmosca

        14 diciembre, 2011 at 18:47

      • Eso de “malas soluciones” no es un eufemismo, es literal. Dice lo que quiere decir. Es una mala solución. Punto. Y de entre las malas, la mejor. Pero mala. No puedo ser más sincero.

        cristian campos

        14 diciembre, 2011 at 18:49

      • Oiga, Brandelmosca, es que eso de la morralla y los temas de relleno es muy subjetivo. Más que subjetivo, es una excusa: “Sólo pago el 80% de la entrada del cine porque del minuto 15 al 36 de la película me he aburrido como una ostra”.

        cristian campos

        14 diciembre, 2011 at 18:56

      • ¿Subjetivo? ¿Fue subjetivo que las grandes discográficas dejaran de fabricar el formato single, ese que venía de perlas para comprar lo importante de un LP si no querías el resto, por puro interes economico y para exprimir más el limón?
        ¿Y los sucesivos e inacabables cambios de formato? Yo mismo, tras gastarme el poco dinero que tenía en mi adolescencia en LPs, a los pocos años tuve que volver a pagar por las mismas canciones que ya había pagado cuando compré el CD. Para que años despues te vinieran los listos estos a decirte que lo más “cool”, y lo mejor de lo mejor, es que te pasaras a Blue-Ray, pues te vendian la cancion, el videoclip, más las fotos de sus juergas y bacanales con sus grupies, etc,etc,etc. Llega un momento en que hay que decir basta, y ese momento ya está aquí.

        Y el ejemplo ese del minutaje de un cine está muy cogido por los pelos: los CDs vienen divididos por temas, mientras que las peliculas son unidades. La comparación correcta sería una serie, y en ese caso estaría totalmente legitimado que quieras comprar solo el episodio 5 y el 9, pero no quieras comprar los demás.

        Brandelmosca

        14 diciembre, 2011 at 19:12

      • Lo que quiero decir es que es falaz decir que sólo le interesa la mitad del producto y que por eso se piratea usted la otra mitad. El producto es el que es: si no le gusta, no lo compre. O fabríqueselo usted mismo. La desaparición del single fue una pena por razones románticas, pero usted ahora puede comprar canciones sueltas. ¿Dónde está el problema? Los cambios de formato son habituales en todos los sectores productivos tecnológicos. ¿Qué son un sacacuartos? Bueno, ¿y? Estamos en las mismas: es lo que hay. No lo compre, nadie le obliga. ¡Cómo me jode que hayan sacado el iPhone 4S cuando yo me acabo de comprar el 4! Pero es que nadie me ha forzado a comprármelo. A ver si no van a poder hacer los de Apple lo que les dé la gana con su producto.

        Cristian Campos

        14 diciembre, 2011 at 20:05

  5. ‘¿Pero qué argumento es ese? ¿Cómo va a ser competitivo un negocio con mano de obra pagada frente al uso de esclavos y la producción gratuita? ¿Desde cuándo juegan en la misma liga? ¿A estas alturas del siglo XVII vamos a ponernos a debatir la necesidad, la legitimidad y la pertinencia del derecho de propiedad?’

    No es la propiedad privada lo que se debate ahora, como no fue entonces -cuando se abolió la esclavitud, en los distintos ‘cuandos’ en los que se abolió- lo que se discutía. Se debate un tipo muy concreto de propiedad: la intelectual. E incluso un subtipo de esa propiedad: la intelectual-no-industrial-sino-artística. Al igual que entonces se debatía otro tipo, muy concreto, de propiedad. No LA propiedad.

    Ya, ya sé lo del dedo y la luna, pero la claridad terminológica me parece importante en este asunto. Que, por otro lado, no me afecta directamente -no soy creador- y me aburre: ya he dicho antes en otros sitios que esto está resuelto, hace tiempo, por la vía de los hechos. La Realidad dicta que no va a haber dios en la tierra que vuelva a meter la pasta en el tubo, que los creadores tendrán que buscar otros modelos de negocio y que seguimos masticando un chicle que hace años que no tiene sabor. La pelea ha terminado aunque el dueño del campo ponga en marcha los aspersores.

    Coda, que dice el otro: lo normal en una sociedad democrática es que la legislación avance en el mismo sentido que las preferencias manifiestas de la mayoría de los ciudadanos; las que expresan en su comportamiento habitual, repetido y cotidiano. Lo normal es que cuando se deja de apedrear maricas, exista matrimonio entre personas del mismo sexo; que, cuando meterse algo es más que frecuente, se despenalice radicalmente el consumo de drogas; que no se persiga la brujería cuando casi nadie pone ya su religión por encima del derecho. Y, sobre todo, etcétera.

    Mercutio

    14 diciembre, 2011 at 10:26

    • Don Mercutio, acepto la especificación respecto a la terminología, pero eso de “la realidad dicta” es un agujero de dimensiones cósmicas más peligroso que un tiroteo en un ascensor a la vista del nivel de alfabetización de la juventud actual, estará de acuerdo conmigo. También es una realidad que decenas de miles de personas en todo el mundo siguen pagando por la música, el cine y los libros. Aunque luego también se descarguen una, dos o cien canciones. Algo habrá ahí de conciencia de pecado, porque si no ya me dirá por qué pagan por algo pudiendo tenerlo gratis.

      Y no me compare el fin del apedreamiento de homosexuales con la muerte del derecho de propiedad intelectual artística. Joder, una cosa es un acto éticamente repulsivo y otra muy diferente una figura jurídica de utilidad contrastada.

      cristian campos

      14 diciembre, 2011 at 18:16

  6. Como papagayo pido mi turno de palabra:

    – Copiar, descargar, etc. no es un ROBO, sino una VULNERACION DE DERECHOS DE COPIA, (que es lo mismo que copyright pero en castizo), y son cosas muy distintas y de gravedad dispar, siendo evidentemente -para mi al menos- peor el robo que el caso omiso a los ‘derechos’ de copia. ¿Necesito argumentar por qué?

    – Hay una falacia en el termino ‘propiedad intelectual’, que, como se ha apuntado, parece que quienes lo defienden estan defendiendo el derecho a la propiedad. Esto es falso. El termino correcto, o al menos, el que yo propongo, sería ‘monopolio intelectual’ y quienes lo defienden defienden en última instancia el derecho al monopolio.

    – El derecho de copia es un monopolio otorgado por el estado sobre una idea y sus efectos son los de todos los monopolios, es decir: malos. El argumento de que sin derecho de copia los creadores dejarían de tener ideas (o inspiracion musical) es simplemente risible, aunque es seguro que un mundo sin ‘monopolio intelectual’ seria muy distinto al actual, quiza mejor, quiza peor, quiza todo lo contrario, no sé, mi bola de cristal se ha averiado. Un texto interesante argumentando en contra del monopolio intelectual. http://levine.sscnet.ucla.edu/general/intellectual/against.htm

    – Como ciudadano, me resisto a tolerar un estado policial en la red montado con la excusa -qué cojones, aunque fuera con el único propósito- de proteger los monopolios intelectuales. Me parece que esta en juego algo más importante que ‘las canciones’.

    Estos son mis graznidos

    JotaEle

    14 diciembre, 2011 at 13:58

    • Gracias por el comentario, pero robar es robar. Robar un cd en la FNAC es robar, y hacerlo en internet también lo es. ¿O la calificación jurídica va a depender del formato y del soporte del archivo? Otra cosa es que al robo se le añada un segundo delito, la vulneración del derecho de copia.

      Yo defiendo el derecho al monopolio de la propiedad intelectual de MIS creaciones editoriales, por ejemplo. Igual que defiendo el monopolio en la propiedad de MI piso. ¿Dónde está el problema? Con el fin de ese monopolio intelectual yo no dejaría de tener ideas, pero dejaría de convertirlas en un producto al no poder rentabilizarlas económicamente.

      El estado policial, con todo el respeto, sólo lo hemos visto usted y yo y todos los que estamos aquí en las películas, no exageremos.

      cristian campos

      14 diciembre, 2011 at 18:21

    • Great post made here. One thing I’d like to say is that most professional areas cosnider the Bachelor Degree as the entry level requirement for an online diploma. Although Associate Qualifications are a great way to start, completing your own Bachelors reveals many entrances to various jobs, there are numerous online Bachelor Course Programs available coming from institutions like The University of Phoenix, Intercontinental University Online and Kaplan. Another concern is that many brick and mortar institutions offer Online versions of their certifications but commonly for a drastically higher price than the organizations that specialize in online higher education degree programs.

      Rafael

      30 marzo, 2013 at 5:24

  7. Hombre, menos mal. Este blog lo visita también gente que se percata de los falaces argumentos del dueño. Anda que denominar “robo” a una descarga…

    Hace ya demasiado tiempo que al señor Espada le patinan las neuronas on el tema del “P2P”. No se ha enterado (todavía) que la mayoría de la gente se descarga películas lo hace porque es más sencillo y es más barato. Y ojo, sí, he escrito “barato”.

    Érase una industria que quiere mantener su modelo de negocio pese a que ha quedado obsoleto. Una misma industria que quiere mantener los mismos márgenes y productos pese a quien pese. Incluso criminalizando a sus clientes.

    Defender a estos sujetos no es sino defender un modelo de industria monopolístico, un mercado cerrado donde los precios y los productos son impuestos por el vendedor. Y hoygan el Arcadi y el dueño del blog no se no se cortan en ello, oiga. Si hasta me parece oirles que defienden la Ley Sinde, el cánon, etc…

    ¿Dónde está el liberal?. Ah, perdón, que era “liberal”…

    Qué poca vergüenza.

    Unukalhai

    14 diciembre, 2011 at 16:17

    • Joder, Unulkahai, esa es una visión de la realidad un poco maniquea, ¿no cree? La “industria” musical (léase los músicos) no están pidiendo vivir de la fabricación de un producto desfasado como el quinqué, están pidiendo ganarse la vida con un producto consumido por decenas de miles de seres humanos todos los días. Pintarlos como momias aferradas a un modelo caduco es un poco demagógico: sea cual sea el modelo, más o menos moderno, más o menos adecuado a los tiempos, ellos tienen derecho a vivir de su trabajo.

      cristian campos

      14 diciembre, 2011 at 18:42

  8. Madre de Dios! Entre los pencas que mangan una cerecita del la pila del mercado (que no se nota, pero a la que te han afanado unas cuantas…) Y los pencas de artistas mediáticos al por mayor, con chalet en Indian Creek, tres o cuatro deportivos, etc, etc… Difícil punto medio.
    De todos modos, la cordura, estimado Campos, es tan relativa, como decía Lacan -que se piensa donde no se está, y se está donde no se piensa-
    Un saludo

    Dr Octopus

    14 diciembre, 2011 at 16:46

  9. Otra variante::

    “Como ya pago un canon, tengo derecho a piratear lo que mesantoje”

    Como pago un impuesto municipal por la recogida de basura puedo ir volcando el contenido de mi cubo de desechos calle mayor adelante.

    susombao

    14 diciembre, 2011 at 18:55

    • Mejor esta variante:

      “Como yo no pirateo nada, pues todo lo que consumo lo pago, a pesar de ello tendré que pagar canon por los CDs que utilizo en mis copias de seguridad profesionales”.

      Como pago un impuesto municipal por la recogida de basuras, y otra tasa por limpieza urbana de calles, el Estado podrá calcarme un canon por si acaso vuelco el contenido de mi cubo de desechos calle mayor adelante, aunque no lo haya hecho en mi vida ni tenga pensado hacerlo.

      Brandelmosca

      14 diciembre, 2011 at 19:18

  10. Sigo aquí.

    1. “Vamos a ver”, en lo del Ferrari usted introduce arteramente “alguien te ha proporcionado ilegalmente”. Si ya es “ilegal” usted cierra el círculo. Pero si yo copio mi propio Ferrari? ¿O si un artista va al Louvre y copia la Gioconda? ¿La está robando, e incluso algo peor al ser copia? ¿Sí o no?

    2. “Eso de “malas soluciones” no es un eufemismo, es literal”. Cojonudo oiga. Usted y Arcadi deciden lo que es o no es literal y eufemismo. Copiar sí es un eufemismo e introduce recochineo. Deberíamos llamar a copiar “robar-y-algo-más”. No nos gusta como lo usa la gente.

    Desde luego para alguien que se expresa con tanta seguridad sobre saber o no saber leer, no está nada mal.
    ¿De verdad no lo ha pensado un poquito más?

    Antonio

    14 diciembre, 2011 at 19:17

  11. De acuerdo en la parte en la que twitter es un lugar especialmente adecuado para linchamientos. Ahí anduvo usted grande, con su chispa habitual. De hecho, le pedía yo a Arcadi hoy, en sus Correspondencias, una traducción simpática para el muy certero “twitch-hunt”, que de eso van estas oleadas.

    En lo que discrepo es en el razonamiento sobre las descargas, amigo. Yo descargo mucho y también compro mucho. Como me considero un tipo razonable, también tengo dudas intelectuales con respecto al tema, pero no me parece que se pueda equiparar, por ejemplo, la propiedad física con la intelectual. No son equiparables, Christian: si alguien posee un tomate, impide que cualquier otro pueda poseer ese mismo tomate; y en ese contexto puede hablarse de quién tiene derecho de propiedad sobre el tomate. Si pudiéramos multiplicar ilimitadamente ese tomate, no tendría sentido hablar de propiedad, pues todos podríamos disfrutarlos cuando quisiéramos, sin perjuicio de nadie. Creo que el concepto de propiedad tiene sentido con bienes escasos: nadie habla de “propiedad del aire”, por ejemplo. Ahora, en el entorno digital, un capítulo de ‘Breaking Bad’ se puede multiplicar ilimitadamente sin que se pierda el original al duplicarlo, sin que tú dejes de disfrutar esa copia porque yo la esté disfrutando. Ha dejado de ser un bien escaso. Copiar un capítulo no es robar, es copiar un capítulo. Puede tener otras implicaciones, pero no es un robo. Por cierto, Albert Esplugas lo explicaba desde una perspectiva liberal (en respuesta a Barcepundit).

    No estoy diciendo que sea lo ideal, Christian, simplemente intento contrarrestar una equiparación que considero falaz, extrema. La propiedad de las ideas, umm. Sí y no. Si hasta Matt Ridley, en el capítulo 7 ú 8 de “El optimista racional”, discute que las patentes y el copyright sean fuente asegurada de progreso…

    Igual que no es lo mismo el derecho moral de un autor sobre su obra (paternidad, integridad) que el copyright. O la inexactitud de que solo nos gusta el “todo gratis”. No creo que sea cierto: mucha gente está dispuesta a pagar si el contenido tiene calidad, es de fácil acceso, rápido de conseguir, etc. Por eso triunfa Netflix o ITunes (vaaale, también es cierto que las leyes en USA son más duras, pero quien quiere descargar, lo puede hacer). Si el razonamiento del todo gratis fuera cierto, todo el mundo comería diariamente en MacDonalds (o iría a los comedores de beneficiencia, qué sé yo). Y no lo hacemos: nos gusta ir a un buen restaurante, perder tiempo cocinando mariconadas, etc. ¿Que habrá miserables que preferirán buscar el último Eastwood durante horas, en la web, para conseguir una mierda de screener en lugar de pagar 2 euros en el futuro Ultraviolet? Sí, los habrá. Pero es que ese sujeto nunca iba a pagar por nada. Antes veía las pelis cuando la tele las pasaba, por ejemplo. Y seguro que está todo el día en el McDonalds.

    Saludico.

    AlbertoNahum

    14 diciembre, 2011 at 19:20

  12. Me extraña, Cristian, que no hayas dicho nada de esto: http://www.enriquedans.com/2011/12/el-lobbista-que-no-sabia-contar.html

    No sé en España, pero en Francia a Enrique Dans ya lo estarían demandando por difamación (no sólo, pero sin duda por lo que dice de lo sucedido a Arcadi Espada en la Pompeu Fabra).

    En fin, la España eterna. El país de la Contrarreforma. Donde cualquier agresión en plaza pública tiene su asiento, y de paso sirve para montar un teatrillo barroco, mientras se ve arder en la pira al hereje…

    Ana Nuño

    14 diciembre, 2011 at 19:41

  13. “Si Cercas se consideró difamado, no tenía más que demandar a Espada.”
    Imagino que en Francia ya lo habría hecho…
    ¡Pues entonces!
    Si Arcadi Espada se considera difamado no tiene más que demandar a Espada. Incluso aquí, en el país de la Contrarreforma.
    Yo no soy lerdo.

    Antonio

    14 diciembre, 2011 at 20:12

    • … demandar a Dans.

      Antonio

      14 diciembre, 2011 at 20:16

    • ¿Cuánto ha pasado desde lo de Arganzuela Arganzuela Gallac? ¿Aquello no fue en febrero?
      En España, las demandas por difamación son engorrosas y lentas, precisamente porque la herramienta ad hoc está menos desarrollada que en Francia.
      A esto, a la prontitud, remite el ‘ya lo estarían demandando’.
      Por otro lado, quien haya seguido el caso Gallac sabe que el mismo Cercas anunció públicamente que renunciaba a la vía legal. Está en su derecho, desde luego. Pero al hacerlo, también renuncia al de tachar a Espada de ‘difamador’. A menos, claro, que con ello pretenda seguir ilustrándonos sobre su idea, más o menos metafórica, de lo verosímil.
      Pero sigo en ascuas: ¿por qué los pobres franceses hacen mal en celebrar ‘su’ Revolución?

      Ana Nuño

      14 diciembre, 2011 at 20:21

      • Pues que denuncie Espada. Está en su derecho.

        Y le repito que yo no soy lerdo.

        Antonio

        14 diciembre, 2011 at 20:25

  14. Eso sí, Enrique Dans ya sabría como reaccionar a toro pasado. No es tan difícil: “sólo lo dije en passant”. Que es muy chic y francés.

    Verbigracia:

    Obviamente yo no acusaba a Cercas de ningún delito. Sólo lo ponía en una situación embarazosa. En passant, y en el uso canónico de la retórica de la verosimilitud, cargaba contra el periodismo siniestro.

    http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elmundopordentro/2011/02/18/un-lupanar-en-arganzuela-iv.html

    [Cristian Campos] para entendernos. Muy, muy sutil.

    http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elmundopordentro/2011/02/17/un-lupanar-en-arganzuela-ii.html

    «Un viejo e importante asunto que la trama de Arganzuela ha puesto de actualidad preguntándose si es lícito recurrir a una mentira para demostrar que no es lícito recurrir a una mentira para defender la verdad.»

    http://ferrancab.blogspot.com/2011/02/un-viejo-e-importante-asunto-que-la.html

    Antonio

    14 diciembre, 2011 at 20:14

  15. Y no me interprete mal. Yo admiro sus artículos Dña. Ana.

    Y volviendo al tema original, espero que Cristian admita al menos una puerta abierta al estudio más detallado de la cuestión.
    O bien puede tratar de responder a mi última intervención antes de este paréntesis.

    Antonio

    14 diciembre, 2011 at 20:20

  16. Hablan de robar. A día de hoy, en España, no es tal. Decir lo contrario es mentir. Es engañar. Descargarse una canción no es delito. Me recuerda el autor a esos adolescentes que critican la injusticia de tener que devolver a los bancos los dineros de las hipotecas. Para ellos es un robo. No es tal según la ley. Y para nuestro autor son unos ignorantes descerebrados por ello. No mienta. Descargarse una canción no es robar ahora mismo. Y si no, denuncie buen hombre.

    Por cierto, ¡cómo estoy disfrutando el último de The Black Keys! A vuestra salud. Y a la del lobby del mandarín Arcadi, que para ello cobra.

    peter

    14 diciembre, 2011 at 20:48

  17. Me gustaba más lo de que “Arcadi Espada puede demandar a Espada”. No me cabe la menor duda de que veremos al bueno de Arcadi haciendo algo parecido. Y a muchos aplaudir con las orejas.

    Balaverde

    14 diciembre, 2011 at 22:32

  18. Pero hombre de Dios (por cierto ¿por qué Espada y usted escriben Dios con minúscula? Los nombres de personajes de ficción se escriben con mayúscula, como Darth Vader, Jesucristo, etc ¿no?), en fin, como decía: pero hombre de Dios ¿usted, Don Cristian, también con esa falacia arcadiana de que «piratear» es robar? De tal palo, tal astilla…

    ¡Pero menudo repaso le han dado sus lectores por defender semejante mentirijilla, eh! Eso le pasa por no escribir para idiotas. Va a tener que hacer como Espada: cerrar la sección de comentarios a la chusma, que a veces piensa por sí sola y… y te lo suelta. Je, je je…

    Rey Narmer

    15 diciembre, 2011 at 0:23

    • Y aunque no fuera un personaje de ficción, también se escribiría con mayúscula. Los nombres propios, sean de personajes reales o de ficción, se escriben con mayúscula.

      En fin, da igual, son cosas de adolescentes. Es como si yo escribo “arcadi espada” porque no me cae bien. Un acto de mezquindad.

      Siendo el Sr. Campos editor, y además espadista o arcadiano confeso, es natural que adopte la postura de Arcadi. Si además busca llamar la atención a toda costa, salir en el Progréame para que le den estopa y conseguir enlaces externos, es natural que cargue las tintas.

      En el Diccionario de la RAE encuentro esta definición de “robo”:
      4. m. Der. Delito que se comete apoderándose con ánimo de lucro de una cosa mueble ajena, empleándose violencia o intimidación sobre las personas, o fuerza en las cosas.

      No veo relación alguna con la práctica de descargarse una copia de “Dos hombres y un destino”, o de “Promesas del Este”, para pasar un buen rato en casa.

      El concepto de “propiedad intelectual” no es equivalente al concepto más común de “propiedad”. Copiar no es robar. http://libertaddigital.com/opinion/albert-esplugas-boter/copiar-no-es-robar-54139/

      El gato de Schrödinger

      15 diciembre, 2011 at 3:46

    • Gato, Rey Narmer: lo de dios en minúscula viene de considerarlo un sustantivo más, como silla, fotografía o senador. Igual que se escribe en minúscula “los dioses”. Así que “dios” sería el singular de “dioses” porque no me estoy refiriendo a ningún dios en concreto, sino al concepto genérico “dios”.

      En cuanto a lo otro… uno escribe entre otras cosas para contrastar opiniones y pulir los puntos débiles de sus argumentaciones, no para llamar la atención. Lo de tener lectores inteligentes es un lujo porque aprendes más con ellos que con 100 redactores jefes de esos que le añaden faltas de ortografía a tus textos en vez de quitárselas. Además, en internet siempre, siempre, hay alguien que sabe más que tú de algún tema en concreto. Y te lo demuestran, ¿eh? Esa es la gracia de tener un blog como este. Pero yo ya tenía mi estilo antes de que existiera Menéame, eso también es verdad, no soy un provocador de nuevo cuño a la búsqueda de réditos. Por otro lado, aquí todas las opiniones son bienvenidas, y las que cuestionan mis puntos de vista y aportan salsa al debate, más. A estas alturas ya deberían saber que me va la juerga. Entendiendo por juerga el debate de ideas, no la lapidación del hereje, claro. El debate de hoy ha sido especialmente interesante, gracias por pasarse por aquí. Y por sus comentarios, por supuesto.

      oy a dejar de decir eso de "gracias x pasarse x aquí" y "gracias x sus comentarios" porque estoy empezando a sonar como Guardiola.]

      cristian campos

      15 diciembre, 2011 at 8:22

    • Carlee

      10 abril, 2013 at 0:12

  19. Por cierto, Cristian, ya que le veo tan casto y puro con el tema.

    Yo me lo paso pipa con sus estampas marianas. ¿Ninguna de esas fotos/posters/ilustraciones lleva copyright? Pregunto, eh, por curiosidad. Porque por no llevar, no llevan ni reconocimiento de paternidad para el autor de cada foto, je.

    O, más interesante, el caso de incrustrar vídeos de Youtube con fragmentos de películas protegidas por copyright (“Lo que quiero decir es que es falaz decir que sólo le interesa la mitad del producto y que por eso se piratea usted la otra mitad. El producto es el que es: si no le gusta, no lo compre”). Aquí, por ejemplo, pone usted “no la otra mitad”, pero sí fragmentos bien largos de un par de DVDs que tengo comprados:

    http://elpandemonium.org/2011/11/27/vroooooom/

    En la carátula de la edición especial Grindhouse-Planet Terror (por el que debí pagar unos 30 euros en su momento, supongo) leo: “Cualquier copia, edición o reducción, corrección, exhibición, alquiler, intercambio o contrato, préstamo, difusión y/o emisión de exhibiciones públicas de este DVD o de alguna parte del mismo sin autorización expresa están terminantemente prohibidos y la realización de cualquiera de estas actividades haría incurrir en actividades legales” (Ufff, vaya prosa). De hecho, intuyo que por restricciones de copyright usted solo pudo encontrar un Youtube en italiano, porque el fragmento en inglés lo habrán dado de baja en reiteradas ocasiones (como hacen con los enlaces de descarga). Así que ese vídeo debe ser a todas luces ilegal, una apropiación indebida de la propiedad intelectual ajena. No parece que el usuario “jovao21″ ostente el copyright de la peli.

    A mí me flipa su blog y estoy encantado con Youtube, ojalá tuviera más vídeos con fragmentos de películas accesibles. Pero, usted, desde la posición maximalista de hoy, ¿cómo encaja incrustar todos estos vídeos de contenido protegido… con el derecho de propiedad de los responsables de ‘Grindhouse’?

    Yo sé que no es lo mismo descargarse ‘Grindhouse’ que ver un fragmento en italiano en Youtube. Pero también sé que descargarse una película no es lo mismo que robar el DVD de la FNAC. Por eso, como hoy su blog anda en blanco o negro, sin posibilidad para el gris, pues me preguntaba si eso de meter la puntita nada más es aceptable, vamos, que si su postura sobre “la legitimidad y la pertinencia del derecho de propiedad” (intelectual) es compatible con ir “embebiendo” a troche y moche propiedad intelectual ajena, contenido protegido por copyright.

    Le prometo que la pregunta es honesta.

    AlbertoNahum

    15 diciembre, 2011 at 6:31

    • Touché.

      cristian campos

      15 diciembre, 2011 at 8:07

      • CC dice: «Gato, Rey Narmer: lo de dios en minúscula viene de considerarlo un sustantivo más, como silla, fotografía o senador.»

        ¿Y el artículo? A otro perro con ese hueso. Le cito: «me ha dado tiempo a ver cómo dios, atado y amortajado, se destripa a sí mismo».

        CC dice: «Touché.»

        Pues ahora dele usted un toque a Espada, que tiene de vez en cuando la desfachatez de colocar en su blog videos grabados por sus hijas con banda sonora de música pop por la que no han pagado derechos (ahora que lo pienso: a lo mejor es que quiere demostrarnos que sus gemelas no son más que un par de «ladronas» y «parásitas» como el resto de la chusma).

        Mire esto, a lo mejor le gusta: http://www.youhavedownloaded.com aunque creo que le gustaría más a Espada: me lo imagino más huelebraguetas que a usted.

        Rey Narmer

        15 diciembre, 2011 at 9:47


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: