el pandemonium

12 mezclas no multiculturales

with one comment

 

(Publicada en el blog de Arcadi Espada el 13 de marzo de 2011)

 

1. The Mars Volta

The Mars Volta, una banda de El Paso (Texas) compuesta por Omar Rodríguez-López, de origen puertorriqueño, y Cedric Bixler-Zavala, californiano de padres mexicanos, es la versión tex-mex de un Carlos Santana lacado en LSD. Avisados quedan de que lo de Mars Volta es un gusto adquirido: su música es una extraña mezcla de rock progresivo, jazz, hardcore y ritmos latinoamericanos. Aquí tienen su faceta satánico-latina, aquí un ejemplo de sus palos más santanero-psicodélicos, y aquí su cara más abrupta. Porque en The Mars Volta hay de todo, como en botica. Por cierto: Cedric Bixler-Zavala es uno de los pocos cantantes de sexo masculino capaces de alcanzar el llamado registro de silbido, el más agudo de todos los posibles (se sitúa más allá del falsete) y al que sólo suelen llegar mujeres y niños.

2. Masada (John Zorn)

Masada es uno de los proyectos del saxofonista neoyorquino de origen judío John Zorn, un cuarteto, trío o sexteto sin componentes fijos que mezcla el free jazz de Ornette Coleman o Sonny Rollins con la música de raíces judías, y muy especialmente el klezmer. En cualquier caso, no hace falta irse muy lejos para toparse con el Zorn más vanguardista: cualquiera de sus innumerables discos, incluidas bandas sonoras, es un terremoto sónico que sacude los cimientos de todos los géneros musicales que toca.

3. Gonjasufi

Si el destino te ha hecho nacer en San Diego (California) de madre mexicana y padre etiope-americano, lo menos que puedes hacer para honrar tamaña mezcla de genes es dedicarte a dar clases de yoga y a grabar un disco en el que se mezclen el hip hop, el funk y la psicodelia. Denle al play y comparen la aproximación al flamenco de Gonjasufi con esos engendros mestizos para chill outs ibicencos que tenemos que sufrir en este nuestro país. Y después háganse cruces.

4. Sepultura

Trash metal made in Belo Horizonte + ritmos tribales brasileños. No creo que haga falta decir mucho más.

5. Sun City Girls

Sun City Girls, un trío de rock experimental de Phoenix (Arizona) a medio camino de David Lynch y Rachid Taha, era uno de esos grupos cuyo éxito comercial es inversamente proporcional a la pasión que desatan entre sus escasísimos pero militantes fans. Yo, que ya no tengo tiempo para experimentos musicales, vanguardias atorrantes y demás abortos sonoros para pedantes sin vida social, he de confesar que tragarse de cabo a rabo un disco de Sun City Girls es una tarea para toreros del mp3. Eso sí: dos de sus discos, Torch of the Mystics, de 1990, y Funeral Mariachi, del año pasado, son un auténtico bocatto di cardinale.

6. Frank Zappa

El rey del pastiche sonoro. Para muestra, esta versión en directo del mítico Stairway to Heaven de Led Zeppelin en el que la sección de viento clava nota a nota (a partir del minuto 5:40) el que es posiblemente el solo de guitarra más famoso de la historia del rock. Como suele ocurrir con Franz Zappa, resulta difícil saber dónde acaba el homenaje y empieza la broma.

7. Gold Panda

¿Conocen a una tal M.I.A.? M.I.A., siglas de “missing in action”, es una cantante londinense de origen tamil, revolucionaria a tiempo parcial e icono de la modernidad gracias a vídeos como este, dirigido por Romain-Gavras, el hijo de Costa-Gavras. Ya saben, una de esas tipas tope guay capaces de decir imbecilidades como “quemar una escuela con 800 niños en el nombre de la lucha contra el terrorismo no mola nada”. La buena noticia es que si quieren escuchar una interesante mezcla de ritmos africanos y asiáticos, pop electrónico y experimentación amable no tienen por qué acudir a M.I.A.: se quedan con el mucho más agradable y discretito Gold Panda y se ahorran las tonterías de la petarda esta.

8. King Crimson

No necesitan mucha presentación, ¿cierto? Puestos a escoger, me quedo con su etapa new wave de principios de la década de los 80 y con los discos Discipline (1981) y Beat (1982). Ambos muestran una visión (aún) más intelectualizada del funk y los ritmos africanos que la defendida por David Byrne y Brian Eno en Remain in Light (1980).

9. Juana Molina

La marcianísima Juana Molina: de oficio cantante, ex comediante televisiva y argentina rara donde las haya. Imaginen una Laurie Anderson porteña con querencia por las atmósferas oníricas, los bucles de sonido y el folklore latinoamericano.

10. Gang Gang Dance

Hay dos tipos de world music: la choricera y la de verdad. La choricera es la que suena allí donde haya un comisario cultural organizando fiestas populares a cargo del presupuesto público. La de verdad se produce en Nueva York, al igual que la mejor cocina francesa se come hoy en día en Los Angeles. ¿Quieren un ejemplo? Gang Gang Dance, una banda neoyorquina de música experimental pero 100% audible que, por cierto, acaba de editar su nuevo disco, Eye Contact. Por lo oído (denle al play), el nuevo disco tirará por su lado más ambient en detrimento del más tribal.

11. Brian Eno y David Byrne

El primer disco que fusionó la música ambient, la world music y la experimentación pura y dura fue también el último. O, mejor dicho, el último que merecía la pena escuchar hasta la llegada de Gang Gang Dance. El disco es, por supuesto, My Life in the Bush of Ghosts. 30 años después de su lanzamiento, nadie ha sido capaz de superar una obra que demolió unas cuantas decenas de ideas preconcebidas sobre cómo debería sonar la world music al mezclar ceremonias exorcistas, funk, emisiones radiofónicas varias, electrónica y cánticos religiosos árabes, entre muchos otros items sonoros de ignota procedencia.

12. Richard Bishop

Richard Bishop es un guitarrista de Phoenix (Arizona) heredero del John Fahey más aventurero y del Ravi Shankar más occidentalizado. Su música recorre la ruta gitana que empieza en la India, pasa por los Balcanes y acaba en Andalucía y Marruecos, aunque también desprende un aroma country y tex-mex que tumba de espaldas. A fin de cuentas, un desierto es un desierto, aquí, en Arizona o en la Península Arábiga.

 

Acerca de estos anuncios

Written by cristian campos

18 septiembre, 2011 at 7:00

Publicado en listas

Tagged with

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Qué grandes Sepultura y su “Ratamahatta”. Eran mis tiempos más socialdemócratas bailándolo en aras de la pluri-multi-culturalidad. Ah, qué jóvenes éramos.

    Juan Pablo Arenas (@arenasjp)

    18 septiembre, 2011 at 14:39


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: