el pandemonium

No veas cómo está el patio

with 5 comments

 

Esta historia es realmente impagable.

Empieza con una tal Rebecca Watson, líder de una red de “activistas escépticas femeninas” conocida como Skepchick. Al parecer, la Watson se pasea por el mundo dando charlas sobre ateísmo, pseudociencias, escepticismo… y feminismo. Se preguntarán ustedes qué carajo hace el feminismo ahí en medio. Ni idea. El porqué de la necesidad de una asociación de escépticas feministas es un misterio, pero da una idea certera del perfil psicológico del personaje.

Aquí la susodicha al lado de un tipo que vayan ustedes a saber quién es:

 

 

El asunto es que la Watson, en una de sus giras ginoescépticas, coincidió a las 4:00 de la madrugada en el ascensor del hotel con un asistente a sus conferencias, que la invitó a tomar un café en su habitación. Evidentemente, en busca de tema. Ella dijo “no” y salió del ascensor. Posteriormente, la Watson colgó un vídeo en la web de Skepchick en el que explicaba “el incidente”. También añadía que se había sentido “extraordinariamente incómoda” y “en peligro“.

Y todo eso mientras en el vídeo van apareciendo mensajes escritos del tipo “sí, me he teñido de naranja, a veces me canso de mi pelo“.

También es mala suerte para esta pobre mujer toparse con el único hombre en todo el mundo que cree que aún queda alguna feminista heterosexual, pero ese es otro tema.

Según la misma Rebecca Watson, el tipo en cuestión no la tocó, ni le impidió salir del ascensor, ni hizo absolutamente nada más allá de invitarla a un café en su habitación. Toda la queja de la Watson gira alrededor de la invitación a tomar café.

El vídeo generó un debate inmediato no sólo en la web de Skepchick, sino en blogs como el de Jen McCreight, el de Phil Plait o el de Melissa McEwan. En todos ellos se hacía referencia no sólo al vídeo de Rebecca Watson, sino también a los tres comentarios que Richard Dawkins había colgado sobre el tema en el blog del biólogo PZ Myers.

El primero era este:

 

 

El segundo, este:

 

 

Y el tercero, este:

 

 

Para cerrar el asunto y sacarle todo el jugo a sus 15 minutos de fama, Rebecca Watson ha contestado a Dawkins con un post en el que, entre otras cosas, lo llama despectivamente “hombre blanco, viejo, heterosexual y rico“. Que en la mente de una feminista debe de ser la manera de condensar en una sola frase cinco insultos como cinco soles.

Yo lo voy a dejar aquí que luego me acusan de buscarme víctimas facilonas, pero ustedes pueden darle las vueltas que quieran al asunto.

 

Acerca de estos anuncios

Written by cristian campos

7 julio, 2011 at 7:00

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Putas todas.

    Solomon

    7 julio, 2011 at 7:37

  2. A lo mejor es cosa mía, pero pienso que un blog en español debería traducir las citas que incluya en otros idiomas.

    Por otro parte, este caso es un enésimo ejemplo de como el feminismo (que en otro tiempo no muy lejano fue un movimiento social de justicia) se ha convertido en una ideología fanática que sirve para todo menos para analizar la realidad racionalmente y cambiarla de manera constructiva.

    Saludos.

    Luis Tovar

    7 julio, 2011 at 10:41

  3. @Solomon: Le falta el “…menos mi madre y mi hermana”.

    @Luís Tovar: Tiene razón. Debería traducir las citas en inglés que aparezcan en este blog. Si no lo he hecho hasta ahora ha sido por falta de tiempo, honestamente.
    En cuanto al feminazismo, qué decir de él: ha acabado convirtiéndose en una parodia de sí mismo. Es más: su desprecio por la racionalidad y el sentido común ha facilitado que se le se suban al carro petardas como la de la noticia. Y lo que es más grave, que sienten cátedra y se conviertan en líderes de opinión, al menos en su terreno.

    cristian campos

    7 julio, 2011 at 10:58

  4. Coñe, tiene usted razón: Todas putas, menos mi madre, que hermana no tengo.

    Solomon

    7 julio, 2011 at 11:02

  5. Se le nota la gran cabeza a Dawkins. La chica puede ofender a millones de católicos con su escepticismo, pero a ella no le pueden hablar. Prueba con claridad que hasta el escéptico cae en aquello que critica. La chica y muchas más se han inventado una religión intocable y blindada a críticas.

    Un abrazo.

    bernaldiazdelcastillo

    15 julio, 2011 at 1:56


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: